Verdades y mentiras sobre los bolos

Por Álvaro Álvarez García, Presidente de la Asociación de Bolo Celta, en Cartas al Director de La Nueva España

por Comunicación Foro

(A raíz de la intervención de la Consejera de Cultura en el Parlamento)

Verdades a medias, para mí, mentiras. Estamos en campaña electoral y es peligroso acercarse sin saber. En Cantabria, se apoya de verdad, se introduce en las escuelas a través del currículum, no a través de proyectos educativos, sino a nivel general, con mejoras para los profesores que lo pongan en práctica, se subvenciona a través de patrimonio y de deporte en cuantías de más de 400.000 euros el año pasado. Ese dinero se destina a través de subvenciones directas a los clubes en muchos casos por la promoción y formación, con tan solo una memoria de actividades, algo sencillo y muy directo, para facilitar el acceso a ellos, se promociona a todos los niveles y se ha creado una fundación especifica para su protección. Aun así, les cuesta mantener la actividad.

Ahora vamos a ver la situación en Asturias:

– Una gran línea de subvenciones específicas a las peñas de bolos por la organización y promoción de competiciones, en este año 5.000 euros, recordemos que hay unas 100 peñas en todas las modalidades (sí, no me equivoqué, 5.000 para unas 100 peñas), con 600 euros como máximo por proyecto y no se pueden solicitar más de dos por peña. Para justificar esa subvención, que en el mejor de los casos será de un 60% de los gastos y que como media el año pasado supuso 400 euros, se exige tal cantidad de papeleo (memorias, facturas y justificaciones varias) que en muchos casos no merece la pena (las peñas no tenemos un servicio jurídico para estas solicitudes).

– En nuestro caso como modalidad nacional, al organizar campeonatos de España, deberíamos poder acceder a las ayudas para organizar las competiciones de alto nivel, pero resulta que, como tenemos esas otras «grandes ayudas», se nos excluye directamente de poder solicitar nada para la organización de las competiciones de alto nivel.

– Asimismo, se excluye directamente a nuestros clubes básicos de solicitar las subvenciones por organizar cualquier otra actividad, ya que tenemos «la línea específica». Recordemos que somos unos 100 clubes.

– Entonces entramos en ese conglomerado de deporte tradicional con una subvención de 30.000 euros, con un máximo por proyecto de 9.000. Y es hacia donde creo que el Principado nos intenta dirigir, aquí entra desde el valtu a las traineras, cortadores de troncos, etcétera. Sin darse cuenta de que los bolos son Bien de Interes Cultural y existe una Federación con casi 100 años de historia. Creo que se merece algo específico y con acciones que de verdad te aporten valor añadido. El comentario sobre el premio de deporte tradicional, basta ver la concesión de este año, ni idea de por qué lo entregan ni a quién.

– Seguimos, subvención directa a la Federación Asturiana, 4.500 euros, por unas actividades, que incluyen las ligas de las cinco modalidades, además de campeonatos de España y otros eventos formativos y de colaboración, cuando hace unos veinte años superaba los 45.000 euros y con bastantes menos categorías y competiciones.

– Me da la risa, de esos 1.200 escolares, si se dan formaciones (como este año en La Morgal, una hora y gracias al trabajo de voluntarios de las distintas modalidades, haciendo gratis el trabajo). O como los que nos buscamos la vida para dar actividades extraescolares, o ligas infantiles, a costa de nuestros patrocinadores o del interés de los padres, sin ninguna ayuda más que de las entidades locales. El caso más sangrante es que el primer colegio que va a dar nuestros bolos, en clase de Educación Física, es un colegio de Madrid; vamos, de risa o para llorar.

– De patrimonio ya ni hablamos, nadie se ha interesado por los bolos y para ellos la Declaración de Bien de Interés Cultural no existe. En Cantabria, ya que la nombran, pasa de los 200.000 euros la partida específica de Patrimonio.

– Nuestra modalidad tiene la ventaja y la suerte de poder competir con otras comunidades en campeonatos de España, lo que nos permite acceder a la condición de deportistas de alto rendimiento. Esta es una cuestión que actualmente nos ayuda mucho a la inclusión de nuevos jugadores de edad escolar, ya que es muy beneficioso a nivel educativo, pero mientras en otros deportes se puede acceder desde edades más tempranas y en otras comunidades admiten todo tipo tipo de competición como incentivo, en Asturias solo admiten las competiciones individuales.

– Se nos pidió, desde Educación, la redacción de un proyecto educativo, se realizó y se presentó hace tres años: estamos esperando respuesta.

– Como ejemplo del interés que despierta, este año se hizo una gran competición con todas las modalidades femeninas a nivel nacional en Burgos, donde nuestras representantes lograron el segundo puesto. Se solicitaron unos chándales, para uniformar a nuestras chicas en las competiciones como representantes de Asturias, cuestión que nos negaron, según Dirección de Deportes, ya que había gastado toda la partida.

– Que en Oviedo hay que hacer boleras, totalmente de acuerdo, pero para todas las modalidades. Estoy por apostar que hay más fichas de celta viviendo en Oviedo que de cuatreada, incluyendo los campeones de España masculino y femenino del año pasado. Pidamos para todos y no excluyamos, que ya somos pocos.

– Una buena idea, que fue la creación de una mesa para la protección del deporte tradicional, se redujo a una reunión telemática hace dos años, eso sí, salió en toda la prensa.

– De la TPA y prensa en general prefiero ni hablar. Cero cobertura, vale mas cerrar un telediario con un austriaco lanzándose desde un helicóptero a esquiar en Nepal.

Los bolos, querida Consejera, sobreviven, gracias a los jugadores, y cada vez somos menos, en los ultimos diez años se han perdido la mitad de las fichas y el ritmo se acelera, o se establece un plan real o estamos abocados a la desaparición.

Los bolos siempre han tenido un gran problema, no son politicos, juegan los de derechas y los de izquierdas, el noble y el villano, el rico y el pobre, nadie pregunta tus ideas, solo se valora al jugador por cómo juega, y eso en la sociedad actual parece políticamente incorrecto.

Si de verdad se quieren apoyar, es muy sencillo, tienen el modelo cántabro, que se puede usar como base y adaptarlo a las peculiaridades de nuestros bolos.

En definitiva, ni Educación, ni Patrimonio, ni Deporte, eso son los bolos en Asturias,

Quedo a disposición del que quiera conocer la situación real de los bolos más detalladamente, si a alguien les interesa.

Álvaro Álvarez García, Presidente de la Asociación de Bolo Celta. Oviedo

 

En la fotografía, publicada en La Nueva España: Dos niños jugando al bolo celta en una imagen de archivo. | D. Álvarez

Relacionados