Oblanca: “Se destruye el tejido industrial a pasos agigantados y no vale refugiarse tras el coronavirus. ¿Les parece de recibo que la UE retrase hasta 2023 el ‘Ajuste de Frontera’”

por dircomunicacion

• Ayer el INE publicó que “la caída en Asturias del Índice de Producción Industrial es del -15,5% hasta octubre de 2020”.
• “La vicepresidenta cuarta asfixia nuestra industria, desertiza comarcas y hunde el PIB español y asturiano a costa de su política energética”
• “Es Vd., señora ministra, la médica intensivista que debe dar alivio y remedio a los trabajadores de la industria que han perdido sus empleos, y a las empresas abocadas al cerrojazo”
• “¿Por qué aquí prima la carrera del ecologismo desmedido que provoca la destrucción de empleo y sin alternativa? ¿Por qué no copiamos de lo que otros países hacen bien y benefician su economía?”

10 de diciembre de 2020 (Madrid).- El diputado de FORO, Isidro Martínez Oblanca, intervino hoy en la Comisión de Industria, Comercio y Turismo durante la comparecencia de la ministra Reyes Maroto.

A lo largo de su intervención, Oblanca criticó lo que definió como “colosal fracaso del Plan Reindus 2020, que otorgó préstamos por valor de 43 millones de euros de los 341 millones con los que estaba dotado”. Esto, según el diputado, supone solo “la octava parte de unas ayudas concebidas para relanzar la producción y conseguir el reposicionamiento de las empresas industriales en el mercado”.

El diputado de FORO comparó a la ministra Maroto con “la médica intensivista de la industria española”, y reclamó medidas urgentes para “aliviar y remediar a los trabajadores que han perdido sus empleos y a las empresas que se ven abocadas al cerrojazo”, y destacó que “ha tenido ya treinta meses para imponerse en el seno del Consejo de Ministros a la gestión radical de la señora vicepresidenta cuarta responsable de la política energética que está asfixiando nuestra industria, desertizando las comarcas donde antaño existía empleo estable y cualificado, y en las que crecían poblaciones en torno a la actividad económica industrial, elemento clave del Producto Interior Bruto para España y, singularmente, para Asturias”.

Oblanca pidió a la ministra de Industria “copiar de lo que otros países hacen bien, beneficiando su tejido económico”, y reprochó que en España prime “la carrera del ecologismo desmedido que provoca la destrucción de empleo sin alternativas”, y puso como ejemplo Alemania y Francia, que, según el diputado “a pesar de estar sujetos a las mismas directivas comunitarias que España, sí han conseguido una legislación que permite una industria competitiva”.

El diputado asturiano concluyó su intervención reprochando que se deje morir el tejido industrial “a pasos agigantados”, e indicó que “no vale refugiarse tras el coronavirus”, poniendo como ejemplos “la deriva de las plantas siderometalúrgicas o las maniobras terminales contra el aluminio en Asturias y Galicia” y la “política descarbonizadora que cierra fábricas, destruye empleo y desertiza comarcas que antaño tenían empleo estable, cualificado e  industria competitiva”.

Intervención del diputado de FORO, Isidro Martínez Oblanca, durante la Comisión de Industria, Comercio y Turismo

Muchas gracias, señor presidente.

Buenos días, señoras y señores diputados. Muchas gracias, señora ministra, por su comparecencia en esta Comisión que, por su extenso e intenso orden del día, refleja un gran interés por aquellas materias de las que es Vd. titular.

Cada parado en el sector industrial, en el comercio o en el turismo nos empobrece a todos. Me referiré a la industria con el recuerdo para todos aquellos trabajadores que están sujetos a una incertidumbre de la que no se libra nadie, ni grandes y medianas empresas, ni tantísimas pequeñas y talleres auxiliares que son vitales para el sustento de miles de familias.

Quiero darle un primer dato. Debería – creo yo – haberlo referido Vd. entre su listado de certezas iniciales. Porque hay que darlas todas: las buenas y las malas. Sin embargo se le olvidó citar la más reciente, señora Maroto, dato oficial de ayer, del Instituto Nacional de Estadística sobre el Índice de Producción Industrial. En España, la caída interanual de la producción industrial ha sido del 1.6%, y en Asturias la caída de Octubre de 2019 a Octubre de 2020 ha sido del -15.5%.

Quiero también recordarle su colosal fracaso en el Plan Reindus 2020, con una convocatoria del Ministerio en pleno agosto y en plazo perentorio. Resultado: en el año más acuciante, el programa REINDUS para este ejercicio, dotado con 341 millones de euros, ha aceptado proyectos que suponen préstamos por solo 43 millones de euros. Es decir, “solo la octava parte de unas ayudas concebidas para relanzar la producción y conseguir el reposicionamiento de las empresas industriales en el mercado”.  Repito: solo la octava parte de las ayudas.

Fracaso mayúsculo que confirma los peores pronósticos. Lleva Vd., señora Maroto, dos años y medio de responsable de industria, comercio y turismo de España, y las cosas continúan a peor. La Industria española cae en barrena y su crisis se agudiza con signos y síntomas preocupantes. Ya se lo dije este año 2020 de la pandemia; aquí mismo: Vd. es la médica intensivista de la industria española. Pero Vd. no ejerce pese a que está en la obligación de proporcionar desde la UCI de La Moncloa y con recetas publicadas en el Boletín Oficial del Estado, el alivio y remedio a los trabajadores que han perdido sus empleos y a las empresas que se ven abocadas al cerrojazo.

No me lo tome como menosprecio hacia su persona; mis críticas como Diputado de la oposición al Gobierno son siempre de orden político, pero, Vd. ha tenido ya treinta meses para imponerse en el seno del Consejo de Ministros a la gestión radical de la señora vicepresidenta cuarta responsable de la política energética que está asfixiando nuestra industria, desertizando las comarcas donde antaño existía empleo estable y cualificado, y en las que crecían poblaciones en torno a la actividad económica industrial, elemento clave del Producto Interior Bruto para España y, singularmente, para Asturias.

La asfixia energética es un problema estructural del que su Gobierno es responsable como producto de una sucesión de decisiones que continúan penalizando la competitividad, la producción y el empleo. Su ministerio es corresponsable de la falta del Estatuto del Consumidor Electrointensivo, cuya aprobación anunciaron ya varias veces, la última esta mañana. A ver si es de ésta y a ver la letra pequeña de un Estatuto imprescindible al que mi partido presentó alegaciones que confío hayan sido tenidas en cuenta. Me temo lo peor.

Esa carencia de Estatuto de Consumidor Electrointensivo, señora ministra, ha arrojando trabajadores al paro y Vd. transige con los impactos brutales que sobre la industria genera su colega ministerial de la transición energética. El último lo conocimos también ayer, y es otro dato al que Vd. tampoco se ha referido, pero que impactará, y de qué forma, en los costes de producción porque las plantas de cogeneración más antiguas han dejado de recibir primas sin que el Gobierno haya regulado nada. ¿Qué significa? Pues que los costes energéticos se pueden disparar un 20% en nuestras industrias.

El coste de la energía ha pasado de ser un factor positivo a ser un factor negativo en España. Sin embargo, Alemania y Francia también son países comunitarios, sometidos a las mismas directivas comunitarias que España, a las mismas reglas, y han conseguido legislación que permite a su industria ser competitiva. ¿Por qué no copiamos de lo que otros países hacen bien y benefician su tejido económico? ¿Por qué aquí prima la carrera del ecologismo desmedido que provoca la destrucción de empleo y sin alternativa?

Señoría, ¿piensa el Gobierno cumplir la Proposición no de Ley aprobada el 15 de octubre por el Pleno del Congreso, a instancias de este diputado de FORO, para ayudar a nuestra industria? No tuvo un solo voto en contra. ¿Cree el Gobierno en el Parlamento y en su función democrática de orientación política? ¿Se da Vd. por aludida, señora ministra, cuando esta Cámara -a instancias de la oposición- consigue el respaldo de la mayoría para que el Gobierno actúe ante la deriva de plantas siderometalúrgicas o las maniobras terminales contra el aluminio en Asturias y Galicia? ¿A qué espera entonces?

“Señora responsable de la Unidad de Cuidados Intensivos de la Industria española”: se nos está muriendo el tejido productivo a pasos agigantados y no vale refugiarse tras el coronavirus. No vale. Esto no es cosa de la pandemia; es cosa del Gobierno que no se aplica ni en España, ni se aplica fuera de España. ¿Les parece a Vds. de recibo que en la Unión Europea retrasen hasta 2023 (“¡hasta dentro de dos años!”) la aprobación del denominado “ajuste en frontera”? ¿Su Gobierno ha dicho algo en Europa para que los productos de terceros países paguen un canon que iguale los costes y los esfuerzos de las empresas comunitarias y españolas en cuestiones como las emisiones de CO2? No dijeron nada. Al revés: los presupuestos del Gobierno de Sánchez, Iglesias y compañía (de los que me honro haber presentado una enmienda de totalidad) supondrán para 2021 un significativo recorte de la compensación de los costes de derechos de emisión: más paro, señora Ministra. No nos reclame apoyo a un Proyecto de Ley de Cuentas del Estado que aboca a España a la ruina, al endeudamiento, a la pobreza y al rescate.

Silencio en Europa, y en España de brazos cruzados ante el panorama sombrío que señalan indicadores oficiales como la EPA que ya contabiliza en el total nacional más de 180.000 parados en la industria. Y no le puedo detallar, señora ministra, por falta de tiempo, lo que esa estadística nefasta supone para Asturias donde año tras año somos el farolillo rojo en la tasa de población activa y, hoy, tenemos el riesgo añadido de una política descarbonizadora que está cerrando fábricas, destruyendo empleo y despoblando comarcas que se quedan sin un tejido productivo que antaño era estable, cualificado y competitivo.

Colaboren en la modernización y reduzcan la burocracia. En este reto el gobierno tampoco está, ni se le espera. Es otro riesgo latente para la industria ante la gestión inminente de los fondos europeos de reconstrucción.

Dejen de atacar a la automoción que es también otro sector con derivadas importantes en términos industriales y comerciales.

No quiero terminar sin referirme al sector turístico, que paradójicamente siendo clave en la economía española fue desdeñado irresponsablemente por el ministro de Consumo, y finalmente quiero acordarme de la hostelería y, en definitiva, de todos aquellos que como secuela del coronavirus ven peligrar el futuro de sus comercios, negocios, establecimientos hoteleros y casas rurales. Reclamo a los Gobiernos del estado y autonómicos, así como a los ayuntamientos, el mayor esfuerzo para facilitar el recorte de los gastos y el aumento de las ayudas. Las que ha anunciado esta mañana ya llegan con retraso para aquellos que han tenido que tirar la toalla y cerrar.

Los representantes de los sectores afectados chocaron siempre, señora ministra, con un obstáculo insalvable. No era el virus, era y es la intransigencia y la inoperancia del Gobierno.

Relacionados