«Ciudad Naranco podría ser el corazón de una industria limpia»

por Comunicación Foro

Por Rosalía Agudín, en El Comercio

Carlos Suárez Presidente de FORO Oviedo: «La riqueza cultural tiene que ir más allá de nuestras fronteras, porque Oviedo tiene una renta e historia que hay que aprovechar»

RONDA NORTE: «La propuesta de Fomento es excesiva, un urbanismo de los años 80 en 2021 no tiene cabida»

ANTIGUO HUCA: «Son los mejores terrenos de Oviedo para realizar una ciudad de la justicia»

El empresario Carlos Suárez es el nuevo presidente de FORO Oviedo. Ingeniero planificador de Transportes en Vectio, por su trabajo ha volado mucho a lo largo del mundo «asesorando, por lo general, a gobiernos nacionales y también locales». Con la pandemia, el ritmo de vuelos disminuyó y se dio cuenta que «de nada sirve quedarse en el sofá, si quieres cambiar la sociedad». Es por ello que ha dado el paso hacia el mundo de la política con un partido que encaja «plenamente en mis valores» y que recientemente se ha refundado haciendo «una limpieza democrática digna». «Es una formación por y para Asturias» de la que es militante desde hace un año y un mes.

–¿Cuáles son los objetivos que se marca?

–Tenemos por delante un reto muy grande: volver a tener representación en el Ayuntamiento. Hay que recuperar el centro porque es un espacio perdido en la capital asturiana y llevamos tres mandatos sin que se avance. Oviedo es mucho más que el centro; su corazón son los barrios.

–Muchos son los retos que hay encima de la mesa. Uno de ellos es la fábrica de armas.

–Debería haber más debate sobre el modelo que se quiere. Se habla de un polo biotecnológico, pero ¿se ha conversado con empresarios del sector para ver si les compensa? Es verdad que hay mucha gente que viene a Oviedo a operarse en clínicas muy bien formadas, pero ¿alguien se ha sentado con ellos?. Mi apuesta para estos terrenos es atraer a gente desde San Sebastián a La Coruña. Tenemos que aprovechar nuestra posición estratégica en el medio de la cornisa.

–Los terrenos son propiedad del Ministerio de Defensa.

–Van dos legislaturas perdidas y lo primero es aclarar la propiedad. Esto no puede concentrar el 100% de los esfuerzos porque hay otros suelos, como por ejemplo en Ciudad Naranco, donde se podría hacer una zona de oficinas moderna. Podría ser un corazón de industria limpia y ahí nadie está poniendo el foco.

–¿Ve bien que se desvíe el tráfico del Bulevar de Santullano por la nave de cañones?

–Yo tengo una pequeña desgracia, soy ingeniero de Transportes y no lo veo bien. Si se analiza con rigor técnico vemos que hay un problema muy grande: las columnas verticales para el tráfico rodado son un peligro. Los coches no se llevan bien con lo aerostático. Además, estás dentro de una nave y el Servicio de Extinción de Incendios debería opinar si es factible un rescate.

–¿Está a favor de la demolición de ocho naves de la Fábrica de Gas para descontaminar los terrenos?

–Esta es una posición antigua de FORO Asturias y ya lo viene defendiendo el diputado Adrián Pumares en el Parlamento. Se debe conservar el patrimonio industrial y coincido plenamente con él. El gasómetro es un edificio muy bonito, tiene cabida para diferentes usos y lo primero es limpiar la contaminación intentando conservar el patrimonio histórico. A nadie se le ocurre tirar el prerrománico.

–Hablando de él. Se cumple un año desde que el pleno aprobó proponer que Oviedo sea Patriminio de la Humanidad.

–No es la primera vez que se intenta; se hizo en los años 90 y no salió. La riqueza cultural tiene que ir más allá de nuestras fronteras regionales y nacionales porque Oviedo tiene una renta e historia que hay que aprovechar. Voy un paso más allá y creo que es una buena idea hacer un museo en el martillo de Santa Ana.

–La comisión que realiza la propuesta ve esencial limpiar los grafitis del Oviedo Antiguo.

–Creo que no hay nadie a favor de las pintadas. Debemos formar a los grafiteros para que lo hagan en espacios permitidos.

–El casco histórico es una de las zonas más visitadas, pero su población está envejecida.

–La demografía, para mí, es el mayor problema. Esto es algo a nivel autonómico y el Antiguo en los años 80 tenía más vida que hoy, pese a que tenía más problemas. Era más peligroso, había menos limpieza,… Hay que buscar un modelo para equiparlo de tiendas atractivas como The Shop 451 y enfrente está la tienda de Fina. Ese es el modelo que se puede replicar.

–¿Cómo?

–Primero, eliminando trabas. Hay que permitir que la iniciativa privada recupere esos espacios y, en compensación, también se puede bajar el IBI temporalmente en esa zona.

–En la otra punta de la ciudad está el antiguo HUCA sin labores de mantenimiento mínimas y suma ya siete años del traslado.

–El Cristo debe de ser una preocupación para todos aquel que se dedique a la política. Es un barrio que durante cincuenta años ha hecho una economía alrededor del hospital y cuando mueves los servicios públicos, se debe de tener un plan. En 2009 se presentó un proyecto para realizar allí la ciudad de la justicia. Son los mejores terrenos de Oviedo para ello.

–La Universidad, TSJA, Fiscalía y Colegio de Abogados no están de acuerdo. Quieren que se haga en Llamaquique.

–El debate donde tiene que ir la ciudad de la justicia debe de estar basado en el diálogo. He propuesto esta idea; Llamaquique es bueno, pero puede tener otras utilidades como un polo de investigación, innovación o de empresas. Allí el suelo es más caro al estar más céntrico.

–Para concluir está el Campo de San Francisco. El tripartito intentó evitar que sus alrededores fuesen una rotonda.

–Es un proyecto factible y necesario. No es una opinión personal, sino que una ley que viene de la UE. Oviedo peatonalizó muchas calles en los años 90 y siguió creciendo. No estaba La Ería, La Corredoria, Ventanielles llegaba hasta donde llegaba,… la ciudad fue creciendo pero no esas áreas. –¿Qué le parece la Ronda Norte? –La propuesta de Fomento es excesivamente agresiva. Hay que dar salida a los problemas de tráfico, pero hay soluciones mucho menos agresivas que hacer una nueva autopista. Un urbanismo de los años 80 en pleno 2021 no tiene cabida…

–¿Qué opina del nuevo modelo festivo?

–Creemos que no lo están haciendo de la mejor forma. Por supuesto que puede mejorar, pero yo no conozco nada que haya funcionado destrozando al 100% lo anterior.

 

Te puede interesar...