Más hechos y menos palabras

Por Alejandro Bermudez, Concejal de Turismo, Desarrolo Local, Nuevas Tecnologías y Población del Ayuntamiento de Salas.

por Alejandro Bermúdez García

Resulta verdaderamente triste que la pandemia de la COVID-19, que ojalá nunca hubiese existido y que ha acarreado tanto dolor, tanto sufrimiento y tantas muertes, haya traído para la zona rural del Principado de Asturias más movimiento que las políticas de los últimos gobiernos socialistas de nuestra tierra. Y no, esta frase no nace fruto de la demagogia: es fácil comprobar como el número de consultas catastrales y el número de solicitudes de licencia para reformas u obra nueva ha tenido en los diferentes concejos rurales asturianos un incremento como no se recuerda.

Desde hace décadas venimos escuchando grandes palabras y discursos vacíos de apoyo al medio rural, con aparentemente grandes proyectos, pero que únicamente buscan hacer creer a la gente que hay un futuro. Pero las palabras se las lleva el viento, y los discursos no se transforman en nada. Y ejemplos hay para aburrir:

  • Las condiciones en las que se encuentran nuestros sectores agrícola y ganadero son cada día peores.
  • A nivel de infraestructuras, muchas promesas, pero seguimos teniendo las mismas carreteras de siempre, pero peor conservadas.
  • La cobertura 3G y 4G todavía no llega a muchos lugares, por mucho que el Gobierno socialista lo intente ocultar y se atreva a vendernos el 5G. La fibra óptica se podría decir que está desplegada a nivel residual con Planes PEBA que no llegan a materializarse, y que si llegan suelen llegar únicamente a las capitales de los concejos.
  • Los servicios sanitarios cuentan cada vez con menos recursos. Si a un vecino de un concejo rural le pasa algo, toca rezar para que la ambulancia de la zona (si por suerte cuenta con una bien equipada) esté libre; los centros médicos cuentan con menos especialistas cada vez, y los centros sanitarios periféricos en muchos casos cierran y no vuelven a abrir.
  • Qué decir de nuestro sistema educativo, con un transporte escolar deficiente, y con una Formación Profesional que nadie acerca a nuestras zonas rurales.
  • En relación con la industria, no se ha llevado a cabo ningún proyecto de desarrollo industrial en ninguna de las alas de Asturias, sino que todo se dirige al centro del Principado, aumentando la desigualdad.

Es un hecho evidente que entre el medio rural y el urbano existe un gran abismo, empezando por la prestación de servicios. Y por eso, tal y como reclamamos desde FORO Asturias, los vecinos de la zona rural no pueden pagar los mismos impuestos que aquellos que viven en las ciudades. Si de verdad queremos un futuro donde logremos retener a los jóvenes y donde no haya asturianos de primera y de segunda, debemos abandonar los discursos vacíos y las palabras huecas, poniendo sobre la mesa medidas como las que FORO Asturias lleva una década reclamando.

Relacionados