Alertamos a Barbón de que “si el Gobierno de Asturias no toma medidas para amortiguar los efectos en nuestro tejido empresarial e industrial del incremento de los costes energéticos, en Asturias se sucederán cierres estructurales”

Adrián Pumares: “En 2017 ya advertí de que cerrar nuestras térmicas y renunciar al carbón suponía, además de un impacto inasumible para Asturias en términos de empleo, renunciar a la producción autóctona en el mix energético nacional, con el consiguiente aumento en el recibo de la luz”

por Comunicación Foro

“Si en lugar de haber forzado su cierre hoy contásemos con centrales térmicas y con carbón en el mix energético, el precio de la electricidad podría rondar alrededor de los 160 o de los 180€/MWhm en lugar de los 228€/MWh actuales”

“Mientras que Asturias, desde el año 1.990, ha sufrido una descarbonización del 40%, en el conjunto de España esta descarbonización ha sido del 10%, y de esta cifra una cuarta parte corresponde al Principado”

06.10.2021 (Oviedo). El secretario general de FORO Asturias y portavoz parlamentario en la Junta General, Adrián Pumares, ha mostrado hoy su preocupación por la disparatada subida del precio de la electricidad. Ante esta situación, Pumares le ha preguntado al Presidente del Principado en el Pleno de la Junta General por “¿qué acciones está promoviendo ante los efectos que el desbocado incremento de los costes energéticos está provocando en la industria, las empresas y los consumidores asturianos?”.

El diputado de FORO Asturias, para quien “ya llueve sobre mojado” en este asunto, alertó de que “si el Gobierno asturiano no toma medidas para amortiguar los efectos en nuestro tejido empresarial e industrial del incremento de los costes energéticos, en el Principado de Asturias se sucederán cierres que no serán coyunturales sino estructurales”.

Adrián Pumares durante su intervención en el turno de Preguntas al Presidente del Pleno de la Junta General.

Tras culpar “a las políticas irresponsables del Partido Socialista acompañando hacia el precipicio a otras formaciones como Podemos o IU” del encarecimiento brutal que están sufriendo los costes energéticos, el portavoz forista recordó que “el 24 de octubre del año 2017, Unidas Podemos llevaba al Congreso de los Diputados una iniciativa que contemplaba el cierre de las centrales térmicas para el año 2020”. En este punto, Pumares quiso dejar claro que “en 2017 ya advertí de que cerrar nuestras térmicas y renunciar al carbón suponía, además de un impacto inasumible para Asturias en términos de empleo, renunciar a la producción autóctona en el mix energético nacional, con el consiguiente aumento en el recibo de la luz cuando haya puntas fuertes o cuando haya precios de determinadas materias primas desbocados” y apuntó que “si en lugar de haber forzado su cierre hoy contásemos con centrales térmicas y con carbón en el mix energético, el precio de la electricidad podría rondar alrededor de los 160 o de los 180€/MWhm en lugar de los 228€/MWh actuales”.

Pumares prosiguió con su intervención en el turno de Preguntas al Presidente lamentando que “Asturias es la Comunidad Autónoma de toda España más afectada por esa descarbonización que Adrián Barbón se empeña en vendernos como una prioridad” y expuso ante el Pleno los datos afirmando que “mientras que Asturias, desde el año 1.990, ha sufrido una descarbonización del 40%, en el conjunto de España esta descarbonización ha sido del 10%, y de esta cifra una cuarta parte corresponde al Principado”.

“Mientras que en Alemania alrededor de un 30% de la energía demandada se produce en centrales térmicas, la Vicepresidenta Teresa Ribera condena a Asturias y a España a una transición energética apresurada que es cualquier cosa menos justa, marcando unos objetivos de descarbonización mucho más ambiciosos que los señalados por la Unión Europea”

Al respecto, Pumares criticó que “mientras que en Alemania alrededor de un 30% de la energía demandada se produce en centrales térmicas, la Vicepresidenta Teresa Ribera condena a Asturias y a España a una transición energética apresurada que es cualquier cosa menos justa, marcando unos objetivos de descarbonización mucho más ambiciosos que los señalados por la Unión Europea”.

 

Relacionados