Oblanca: “¿Habrá que ralentizar el calendario vacunal? ¿Piensa el Gobierno aplicar un verdadero Plan Nacional en lugar de depositar el cumplimiento de la vacunación en 17 cogobernanzas, una por cada Comunidad Autónoma?”

por dircomunicacion

“¿Puede señora ministra informar a la Cámara sobre las consecuencias para la estrategia española de vacunación de las trabas en el suministro, del frenazo de la producción y de los contratiempos en la distribución de las farmacéuticas?”

“En lugar de confrontar con presidentes autonómicos como ha hecho el Gobierno hasta ahora, ocúpese de aliviar el colosal sacrificio personal y laboral de los sanitarios que son, con más de 120000 infectados, los más contagiados del mundo”

“Afirmó en la Comisión de Sanidad que la Estrategia de Vacunación ‘avanza a un ritmo óptimo’; meses atrás, era Sánchez quien afirmaba haber vencido al virus, y fíjese, después de proclamar tan rotunda victoria, en qué situación nos encontramos”

“Durante este mes de vacunación España ha sufrido de diferentes prioridades y ritmos, protocolos variopintos y confusos, jeringuillas inadecuadas, mensajes equívocos y comportamientos bochornosos en el acceso a la vacuna”

03.02.2021 (Madrid).- El diputado nacional de FORO Asturias, Isidro Martínez Oblanca, intervino hoy ante el Pleno del Congreso de los Diputados para defender su Interpelación Urgente a la Ministra de Sanidad, Carolina Darias, sobre el desarrollo de la campaña de vacunación del Coronavirus para tratar de inmunizar a la población española en el menor tiempo posible y frenar las trágicas secuelas del contagio.

Durante su intervención, Oblanca preguntó sobre la necesidad de ampliar el calendario de vacunación y pidió un cambio “en la Estrategia, para aplicar un verdadero Plan Nacional acorde con las necesidades del conjunto de España, en lugar de depositar el cumplimiento de la campaña de vacunación en 17 cogobernanzas, una por cada Comunidad Autónoma”.

El diputado de FORO Asturias en el Congreso de los Diputados continuó mostrando su preocupación por las declaraciones realizadas por la ministra en sus primeros días de gobierno, que “alargan las previsiones para llevar a vacunar al 70% de la población ‘en el verano’, retrasando así el plan que, según Sánchez, se completaría durante el primer semestre de 2021”.

Oblanca prosiguió asimismo reprochando las declaraciones durante la Comisión de Sanidad celebrada el pasado viernes, donde la ministra indicó “que la Estrategia de Vacunación ‘avanza a un ritmo óptimo’”, y recordó cómo meses atrás el presidente del Gobierno declaraba ‘Hemos vencido al virus’. “Y fíjese Vd. que complicado panorama tenemos en estos inicios de 2021, después de que el señor Sánchez proclamase tan rotunda victoria”, añadió el diputado asturiano.

Para concluir, Oblanca exigió que “en lugar de confrontar con presidentes autonómicos como ha hecho el Gobierno hasta ahora, ocúpese de aliviar el colosal sacrificio personal y laboral de los sanitarios que son, con más de 120000 infectados, los más contagiados del mundo”.

Martínez Oblanca durante su intervención ante la Ministra de Sanidad en el Pleno del Congreso de los Diputados.

Intervención del diputado nacial de FORO Asturias, Isidro Martínez Oblanca, durante su Interpelación Urgente a la Ministra de Sanidad, sobre el desarrollo de la campaña de  vacunación  del  coronavirus  COVID-19  para  tratar  de  inmunizar  a  la  población española en el menor tiempo posible y frenar las trágicas secuelas del contagio:

“Muchas gracias, señora presidenta.

Buenos días, señora ministra de Sanidad.

Quisiera comenzar deseándole los mayores éxitos en su nueva responsabilidad y singularmente en la batalla contra la pandemia que desde hace un año mantienen en jaque al mundo y España, con letalidad espantosa, elevados índices de contagio, ocupación hospitalaria muy alta, y UCI´s presionadas.

Con el recuerdo emocionado a los fallecidos y sus familiares, le reitero mis deseos de acierto en su tarea, señora Darias, pero permítame que le cite el dicho popular que nos recuerda que “por el mismo camino, se llega al mismo destino”. Si continúa por la senda ya trazada en el Ministerio -tal y como Vd. aseguró en su toma de posesión-, arrastrará a los españoles a repetir los desaciertos y equivocaciones que jalonaron la gestión del señor Illa.

Con lo que se está sufriendo, el desafortunado augurio de que “va Vd. a disfrutar” con el que su predecesor le entregó el relevo en la cartera de Sanidad, es el epílogo que retrata una etapa funesta. Estamos en una tercera ola que nos envuelve en los peores momentos de la pandemia y que profundiza en la ruina.

En este durísimo combate contra el Covid-19 al que se está enfrentando la Humanidad, cobra especial importancia la inmunización de la población lo más rápidamente posible frente al coronavirus y sus peligrosas variantes o cepas. La rapidez es clave para prevenir la enfermedad, frenar el contagio y pasar cuanto antes estas trágicas, oscuras y graves páginas de la Historia.

Vd. afirmó ante la Comisión de Sanidad celebrada el pasado viernes que la Estrategia de Vacunación “avanza a un ritmo óptimo”. Hace un año, por estas mismas fechas, su Gobierno negaba tajantemente la posibilidad de que España fuese afectada por la pandemia ya declarada por la OMS. Cinco meses después y más de 40.000 fallecidos, cientos de miles de contagiados, 98 días de confinamiento domiciliario y una parálisis importante de la actividad económica, la nación escuchó del mismísimo presidente del Gobierno una afirmación que hoy resuena dolorosamente sarcástica: “Hemos vencido al virus”. Y fíjese Vd. que complicado panorama tenemos en estos inicios de 2021, después de que el señor Sánchez proclamase tan rotunda victoria.

Señora ministra:

Esta interpelación trata de obtener respuestas del Gobierno para que se desvelen incógnitas sobre las incidencias, incertidumbres y dudas que se están planteando en relación con la vacunación.

Al respecto, resulta imprescindible elogiar la celeridad con la que la ciencia ha logrado encontrar remedios frente al virus, algo impensable cuando se inició el azote de este contagio, de ahí que sea de justicia felicitar y agradecer a todos cuantos en España y en el mundo han trabajado a tres turnos para investigar y desarrollar vacunas eficaces cuya complejidad exige colosales inversiones, así como esfuerzos, estudios y ensayos clínicos que, normalmente, duran muchos años.

En paralelo con los avances científicos, también vimos acertado el enfoque de cooperación centralizado de la Unión Europea para asegurar compras y garantizar el suministro a los 27 estados miembros tras proporcionar apoyo y compromiso financiero al desarrollo de vacunas. Sin embargo, lo sucedido en los últimos días, con injustificables retrasos en el abastecimiento y los incumplimientos de entrega de producción de varios laboratorios farmacéuticos, ha generado una creciente desconfianza a la que se añadieron, además, las dudas en la redacción de los contratos suscritos por la Comisión Europea, que se han desvelado con opacidad porque están plagados de un sinfín de tachaduras que ocultan múltiples detalles, despiertan sospechas de codicia comercial y siembran dudas sobre la negociación realizada.

Los objetivos iniciales de vacunación están lastrados por los retrasos en el suministro salvo que se continúen incorporando nuevas vacunas al mercado o se superen cuanto antes las carencias de suministro que complican las previsiones de inmunización. Ahí están también las agrias disputas entre el fabricante anglo-sueco de vacunas AstraZeneca y la Comisión Europea que se reflejaron en la indignación de la Comisaria de Salud recordando las obligaciones morales, sociales y contractuales, o la reciente intervención de la propia presidenta, la señora Von der Leyen.

Estas incidencias han obstaculizado la administración de las dosis lo que ha complicado la Estrategia de Vacunación que -recordémoslo- tiene como objetivo temporal en una primera etapa (que, en principio, debería finalizar en marzo) la inmunización de Grupos prioritarios muy definidos:

·       Residentes y personal en centros de mayores

·       Personal sanitario y sociosanitario

·       Grandes dependientes no institucionalizados

Al respecto, le pregunto:

·       ¿Puede Vd., señora ministra, informar a la Cámara sobre las consecuencias para la estrategia española de vacunación de las trabas en el suministro, del frenazo de la producción y de los contratiempos en la distribución de las farmacéuticas?

·       ¿Habrá necesidad de ampliar los plazos previstos? y, en consecuencia, ¿habrá que ralentizar el calendario vacunal?

·       ¿No piensa su gobierno reconsiderar la Estrategia y aplicar un verdadero Plan Nacional acorde con las necesidades del conjunto de España, en lugar de depositar el cumplimiento de la campaña de vacunación en 17 cogobernanzas, una por cada Comunidad Autónoma?

·       ¿Podremos saber los ciudadanos, todos y cada uno, en que fechas aproximadas tendremos acceso a la vacunación?

En contraste con uno de los publirreportajes del presidente Sánchez en el que anunció que el plan de vacunación se completaría durante el primer semestre de 2021, Vd. en estos primeros días como ministra, ha alargado las previsiones para llegar a la vacunación del 70% de la población ‘en el verano’.

El verano finaliza en septiembre, once semanas después del primer semestre augurado por el señor Sánchez. No veo, señora Darias, que tal demora responda a un “ritmo óptimo”, por lo que le pido que sean Vds. serios con las fechas y le reclamo el rigor que le faltó no pocas veces a su antecesor. Se lo digo porque las permutas son un varapalo al ánimo de la sociedad, y un duro golpe sobre sectores, actividades económicas y laborales que necesitan certidumbres para trazar sus planes de recuperación. Con el calendario vacunal no puede repetirse el lamentable espectáculo de un gobierno que realizó durante esta larga emergencia sanitaria anuncios diferidos y recomendaciones contradictorias, por ejemplo, sobre el uso de las mascarillas, que pasaron de ser absolutamente innecesarias a resultar un elemento esencial. Por no recordar las frivolidades, las ligerezas o la colección de vaticinios erráticos del doctor Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. Los ciudadanos y toda la sociedad precisan de mensajes claros y no falsas profecías.

En la reunión celebrada por el Consejo Interterritorial de Sanidad del pasado jueves se facilitaron datos que en algunos casos no reflejan la realidad de la situación. Le citaré Asturias, mi comunidad de procedencia, que comparativamente con otros territorios está realizando una buena campaña, sin embargo -aun así- será muy difícil alcanzar el objetivo del 70% de asturianos vacunados en el mes de junio.

A las complicaciones externas de suministro hay que añadir las derivadas de un guirigay competencial que exige la necesidad de que el Ministerio tome cartas en el asunto. El doctor Rafael Matesanz, una autoridad sanitaria de acreditada y reconocida solvencia, lo reflejó con precisión inequívoca en un artículo publicado la pasada semana en el diario El Mundo bajo el título de “El ingente desafío de las vacunas” en el que realizaba algunas afirmaciones que me resultan muy acertadas: “La vacunación debe ser una prioridad nacional absoluta y dedicar a ella todos los recursos públicos y privados”, señalaba el creador y director durante varias décadas de nuestra modélica Organización Nacional de Trasplantes. “Es hora de unir esfuerzos y aparcar disputas políticas, territoriales o competenciales”.

Vd., señora Darias, llega al Ministerio sin la pesada carga acumulada de su antecesor.

Vd., nueva en esta responsabilidad sanitaria, pero de acreditada trayectoria de servicio público, dispone ahora de la irrepetible oportunidad para erigirse en la valedora de una coordinación nacional que aplique un objetivo común en pos de la salud pública. De desperdiciar tal ocasión, sería corresponsable de que en España se volviesen a reiterar episodios que este primer mes de vacunación reflejaron:

  • distintos ritmos,
  • diferentes prioridades,
  • protocolos dispares, variopintos y confusos,
  • jeringuillas inadecuadas para el completo aprovechamiento de los viales,
  • mensajes equívocos y contradictorios,
  • comportamientos bochornosos para acceder a la vacuna por la puerta falsa, etc

Señoría:

Los telediarios no detienen el virus. Eslóganes como el de “Salimos más fuertes”, y el desembalaje de cajas en “prime time” con la pegatina y el logo del Gobierno, tampoco. Le reclamo que La Moncloa abandone las tácticas de propaganda y se centre en la gran prioridad de nuestro país: lo urgente es salvar vidas. Lidere esa Coordinación vacunal para tratar de frenar la pandemia y detener el contagio; aplique las fórmulas y la logística que han funcionado bien.

Señora ministra:

En lugar de dar continuidad a la política de oídos sordos a las numerosas propuestas realizadas por los grupos parlamentarios -por ejemplo, en la Comisión de Reconstrucción-, debería Vd. contar con lo que se propone en las Cortes. No perpetúe el sectarismo del Gobierno que envía a la papelera no pocas iniciativas de la oposición, ni desprecie de oficio medidas que se proponen, solicitan y reclaman las administraciones autonómicas que con el tiempo se demuestran útiles y eficaces.

En lugar de confrontar con presidentes autonómicos de distinto color político, tal y como ha hecho el Ejecutivo a lo largo de esta crisis del coronavirus,  ocúpese de lo primordial, y tómese también como gran prioridad aliviar el colosal sacrificio personal y laboral de nuestros sanitarios -del orden de 120.000 profesionales infectados, los más contagiados del mundo- para que la crisis no se prolongue más y más como secuela de las oleadas de enfermos y la saturación de las UCIs; el cansancio y el estrés son pauta común entre el personal de los centros sanitarios y sociosanitarios.

       Concluyo, señora presidenta, reiterando a la nueva ministra de Sanidad mi deseo de éxito frente a la pandemia que, hablando de vacunas, pasa por esta exigente carrera contra reloj para inmunizar paulatina pero ágilmente -en nueve meses- a 28 millones de mayores de 16 años, y continuar avanzando hacia la recuperación de la salud y de la normalidad en la vida de los españoles. Muchas gracias”.

Relacionados