Oblanca: “El bienestar de nuestros mayores debería ser una prioridad nacional y su atención nos exige dar lo máximo para que no persistan las situaciones de desamparo y de merma de los derechos que les asisten”

por Comunicación Foro

“El paso de Pablo Iglesias por el Consejo de Ministros al frente de la cartera de Derechos Sociales ha supuesto una de las etapas políticas más nefastas, funestas y fatídicas de este período constitucional”

“La pandemia de coronavirus ha provocado, además de una enorme mortalidad, un incremento de hogares con personas mayores viviendo en soledad. En 2021 y años sucesivos esa tendencia va a continuar”

“La vacunación ha puesto una vez más de manifiesto la falta de liderazgo sanitario de nuestro Gobierno, que, siendo ministro Illa o siéndolo ahora la señora Darias, ha ido siempre a remolque de los acontecimientos en esta pandemia”

15.04.2021 (Madrid).- El diputado nacional de FORO Asturias, Isidro Martínez Oblanca, ha votado hoy a favor de la iniciativa del Grupo Parlamentario de VOX, enmendada por el Grupo Popular, sobre medidas para proteger a los mayores. Para Oblanca “el bienestar de nuestros mayores debería ser una prioridad nacional y su atención nos exige dar lo máximo para que no persistan las situaciones de desamparo y de merma de los derechos que les asisten”.

En su intervención, el diputado asturiano de FORO afirmó que “el paso de Pablo Iglesias paso por el Consejo de Ministros al frente de la cartera de Derechos Sociales ha supuesto una de las etapas políticas más nefastas, funestas y fatídicas de este período constitucional”. “Lo de reprobar políticamente tiene mucho de testimonial, pero nada de efectivo. Es más, la izquierda acaba exhibiéndolo como un mérito en el currículum. Véase el caso paradigmático de la señora Delgado, triplemente reprobada por las Cortes Generales como ministra de Justicia, y hoy flamante fiscal general del Gobierno y, ocasionalmente, del Estado”, recordó Oblanca. “El paso de Pablo Iglesias paso por el Consejo de Ministros al frente de la cartera de Derechos Sociales ha supuesto una de las etapas políticas más nefastas, funestas y fatídicas de este período constitucional”, subrayó.

“La pandemia de coronavirus ha provocado, además de una enorme mortalidad, un incremento de hogares con personas mayores viviendo en soledad. En 2021 y años sucesivos esa tendencia va a continuar”, dijo Oblanca, que se hizo eco de la encuesta del Instituto Nacional de Estadística que ha reflejado en su encuesta continua de hogares, publicada hace unos días, que en España hay 4890000 personas viviendo en solitario, de las cuales la mitad tienen 65 o más años, y el 70% de ellas son mujeres.

Finalmente, al referirse a la campaña de inmunización, Oblanca afirmó que “la vacunación ha puesto una vez más de manifiesto la falta de liderazgo sanitario de nuestro Gobierno, que, siendo ministro Illa o siéndolo ahora la señora Darias, ha ido siempre a remolque de los acontecimientos en esta pandemia”.

INTERVENCIÓN DEL DIPUTADO NACIONAL DE FORO ASTURIAS, ISIDRO M. OBLANCA, EN LA MOCIÓN CONSECUENCIA DE INTERPELACIÓN URGENTE, DEL GRUPO PARLAMENTARIO VOX SOBRE LAS MEDIDAS QUE VA A ADOPTAR EL GOBIERNO PARA PROTEGER A LOS MAYORES:

“Muchas gracias, señor presidente.

Esta moción consecuencia de interpelación que ha defendido el señor Asarta —y que respaldaré con mi voto porque impulsa el bienestar y la salud de nuestros mayores— tiene dos partes claramente diferenciadas. En la primera se plantea la reprobación del que hasta hace un par de semanas era vicepresidente segundo del Gobierno, el señor Iglesias Turrión, por su gestión en relación con las personas mayores y la coordinación de las residencias, reconvertidas en espacios de muerte durante el período de pandemia. Lo de reprobar políticamente tiene mucho de testimonial, pero nada de efectivo. Es más, la izquierda acaba exhibiéndolo como un mérito en el currículum. Véase el caso paradigmático de la señora Delgado, triplemente reprobada por las Cortes Generales como ministra de Justicia, y hoy flamante fiscal general del Gobierno y, ocasionalmente, del Estado.

 En el caso del señor Iglesias, que se nos ha ido a enfangar las autonómicas madrileñas y para no sucumbir a la tentación de la lanzada a moro muerto, solo me limitaré a constatar que su paso por el Consejo de Ministros al frente de la cartera de Derechos Sociales ha supuesto, con datos en la mano —algunos ya se han citado aquí—, una de las etapas políticas más nefastas, funestas y fatídicas de este período constitucional iniciado en el año 1978, una grave responsabilidad compartida con el presidente del Gobierno, que lo nombró y lo mantuvo pese a su manifiesta incapacidad de gestionar acertadamente las funciones para las que fue creado un departamento con rango de vicepresidencia, arropado por una amplísima y costosa estructura orgánica. En el Congreso algunos aguardamos expectantes la comparecencia de la nueva ministra, la señora Belarra, para conocer su línea de trabajo y sus objetivos para la legislatura, pero viendo y leyendo algunos de sus mensajes, comentarios y declaraciones en los primeros días como ministra, me temo que, con el señor Iglesias o sin el señor Iglesias, este Gobierno no tiene remedio.

Señorías, la segunda parte de esta iniciativa parlamentaria de VOX plantea un conjunto de medidas imprescindibles y urgentes, y con mayor motivo en este contexto de emergencia sanitaria como consecuencia del COVID-19, que se ha cebado con las personas mayores, cuyo bienestar —conviene recalcarlo— debería ser una prioridad nacional y cuya atención nos exige dar lo máximo para que no persistan las situaciones de desamparo y de merma de los derechos que les asisten. Permítame, en este sentido, que me haga eco de una reciente información que creo que ha pasado bastante desapercibida, pero cuyo contenido es de gran calado social. El Instituto Nacional de Estadística ha reflejado en su encuesta continua de hogares, publicada hace unos días, que en España hay 4890000 personas viviendo en solitario, de las cuales la mitad tienen 65 o más años, y el 70% de ellas son mujeres.

El primer año de la pandemia de coronavirus ha provocado, además de una enorme mortalidad, un incremento de hogares con personas mayores viviendo en soledad. Todo hace indicar que en 2021 y años sucesivos esa tendencia va a continuar como consecuencia del progresivo envejecimiento de la población, que, como otras veces he dicho en esta tribuna, es uno de los principales problemas a los que se enfrenta España y que es, hoy por hoy, un fracaso mayúsculo de este Gobierno, que tiene un Ministerio para el Reto Demográfico incapaz de plantear y acometer medidas para paliar una situación que ya nos ha desbordado. Por cierto, otro ministerio que también tiene rango de vicepresidencia, con su correspondiente despliegue de cargos y de cargas, y otra calamidad en ciernes, la demográfica, y singularmente las secuelas que ello conlleva para la correcta y adecuada atención a nuestros mayores, lo que debería servirnos de aviso para los próximos tiempos. Una vez más se demuestra que, por muy rimbombante que sea el rótulo ministerial o la propaganda, no resulta de utilidad si no se acompaña de medidas y de recursos como los que se plantean en esta moción.

Finalmente, respecto al tercer punto de esta iniciativa, que hace referencia a la vacunación, quisiera señalar que también resulta imprescindible su llamada a la eficacia en la campaña de inmunización a tenor de la confusión creada por las dispares informaciones sobre presuntas contraindicaciones y efectos secundarios de varios productos, lo que ha puesto una vez más de manifiesto la falta de liderazgo sanitario de nuestro Gobierno, que, siendo ministro Illa o siéndolo ahora la señora Darias, ha ido siempre a remolque de los acontecimientos en esta pandemia.

Muchas gracias, señor presidente”.

Fotografía publicada en Cadena Ser

Relacionados