Adrián Pumares: “El Ingreso Mínimo Vital, en lugar de reducir los trámites, los está incrementado, y está generando enormes inequidades, a lo que contribuye la nula coordinación entre los Gobiernos de España y de Asturias”

por Comunicación Foro

“Las casi 9.000 personas que se ven excluidas del Ingreso Mínimo Vital por decisión del Gobierno de España tienen el salario social sin revisar, es decir, están percibiendo una cuantía menor que la que les correspondería atendiendo a sus circunstancias familiares”

“Todas estas personas pierden la diferencia entre el salario social y el Ingreso Mínimo Vital, puesto que tal y como explica el Colegio Oficial de Trabajo Social de Asturias, al tener que tramitar una nueva solicitud el Principado ya no podrán cobrar retroactivamente desde junio”

“Además de afectar al sistema de Servicios Sociales del Principado de Asturias y a sus profesionales como consecuencia de la sobrecarga de trabajo y de los protocolos e indicaciones cambiantes, esta circunstancia tendrá efecto sobre los Presupuestos y las partidas destinadas a inversión social”

“Como sucedió con las vacunas o con la gestión de la pandemia, el Ingreso Mínimo Vital tiene más de marketing que de solucionar realmente los problemas de la ciudadanía”

09.03.2021 (Oviedo).- El secretario general y portavoz parlamentario de FORO Asturias en la Junta General, Adrián Pumares, preguntó esta mañana a la Consejera de Derechos Sociales y Bienestar, Melania Álvarez, cuáles serán los efectos sobre los Presupuestos del Principado de Asturias de la decisión del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones de rechazar incluir entre los beneficiarios del ingreso mínimo vital a casi 9.000 asturianos que actualmente son beneficiarios del salario social. Según Pumares, “el Ingreso Mínimo Vital, en lugar de reducir los trámites, los está incrementado y generando enormes inequidades, a lo que contribuye la nula coordinación entre los Gobiernos de España y de Asturias”. Pumares también afirmó que “la decisión del Gobierno de España de excluir del Ingreso Mínimo Vital a casi 9.000 beneficiarios del salario social genera enormes inequidades, puesto que la ciudadanía accede o no al Ingreso Mínimo Vital en función de la eficiencia de los distintos Gobiernos autonómicos”.

El dirigente forista quiso destacar que “se da la circunstancia de que muchas de estas casi 9.000 personas que se ven excluidas del Ingreso Mínimo Vital tienen el salario social sin revisar, es decir, están percibiendo una cuantía menor que la que les correspondería atendiendo a sus circunstancias familiares”. Pumares explicó que “todas estas personas pierden la diferencia entre el salario social y el Ingreso Mínimo Vital, puesto que tal y como explica el Colegio Oficial de Trabajo Social de Asturias, al tener que tramitar una nueva solicitud el Principado ya no podrán cobrar retroactivamente desde junio”.

El portavoz de FORO Asturias alertó de que “esta circunstancia, además de afectar al sistema de Servicios Sociales del Principado de Asturias y a sus profesionales como consecuencia de la sobrecarga de trabajo y de los protocolos e indicaciones cambiantes, tendrá efecto sobre los Presupuestos y a las partidas destinadas a inversión social, al tener que hacer frente el Gobierno autonómico a estas partidas”.

Pumares concluyó diciendo que “como sucedió con las vacunas o con la gestión de la pandemia, el Ingreso Mínimo Vital tiene más de marketing que de solucionar realmente los problemas de la ciudadanía”.

Relacionados