Portada Actualidad Adrián Pumares: “El Gobierno del Principado de Asturias debe dar al sector de la sidra la importancia que merece, movilizando más recursos y poniendo en marcha un Plan Estratégico para la sidra de Asturias”

Adrián Pumares: “El Gobierno del Principado de Asturias debe dar al sector de la sidra la importancia que merece, movilizando más recursos y poniendo en marcha un Plan Estratégico para la sidra de Asturias”

por Comunicación Foro

“Resulta imprescindible una nueva línea de ayudas para colaborar a retirar de los lagares las sidras naturales más antiguas, mejorando así la calidad del producto y posibilitando la compra de manzana asturiana”

“El cierre del canal HORECA ha supuesto un auténtico mazazo para el sector de la sidra, puesto que alrededor del 85% de las ventas de sidra natural se producen en la hostelería, y hay productores de sidra natural cuyos únicos clientes son del sector de la hostelería”

“Las distintas Administraciones no deben olvidarse de que la cultura asturiana de la sidra está declarada Bien de Interés Cultural Inmaterial por el Principado de Asturias, y en vías de ser reconocida por la UNESCO Patrimonio Inmaterial de la Humanidad”

“Mientras que el Gobierno vasco pone en marcha una subvención de 50 millones de euros para el sector de la sidra, la cerveza y el vino, y la Diputación de Guipúzcoa una subvención de 295.000€ para la mejora y el desarrollo de pomaradas, el Principado de Asturias dispone únicamente de ayudas que rondan los 200.000€ y no son exclusivas para las pomaradas”

“Resulta imprescindible tanto desarrollar nueva oferta formativa relacionada con el sector de la sidra como potenciar su internacionalización, para lo que es necesario favorecer también los nuevos formatos”

06.04.2021 (Oviedo).- El secretario general y portavoz parlamentario de FORO Asturias en la Junta General, Adrián Pumares, reclamó hoy ante el Consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial que “el Gobierno del Principado de Asturias debe dar al sector de la sidra la importancia que merece, movilizando más recursos y poniendo en marcha un Plan Estratégico para la sidra de Asturias”. Para Pumares, “resulta imprescindible y urgente” la elaboración de dicho Plan, y reprochó al Consejero que no esté todavía en marcha, y recordó que “a finales del año 2018, la entonces directora general de Desarrollo Rural, María Jesús Aguilar, afirmaba que se estaba trabajando en conocer cuáles era las necesidades, carencias y previsiones del sector para elaborar dicho plan”.

Para el dirigente de FORO Asturias también “resulta imprescindible una nueva línea de ayudas para colaborar a retirar de los lagares las sidras naturales más antiguas, mejorando así la calidad del producto y posibilitando la compra de manzana asturiana”. “Con esto”, explicó Pumares, “se lograrían dos objetivos fundamentales. Por un lado, incrementar la calidad de nuestra sidra al expulsar del mercado aquella de peor calidad y, por otro, ante la buena cosecha que previsiblemente se avecina, esta línea de subvención también resulta enormemente útil para posibilitar la compra de manzana asturiana”. “Como es de sobra conocido, existe una gran diferencia en la cosecha de manzana que tiene lugar en los años pares y en los años impares. Por esto, la cosecha del año 2021, que tendrá lugar hacia el mes de octubre, será previsiblemente muy buena; mientras tanto, sigue en los lagares sidra del año 2018, 2019 y 2020”.

Adrián Pumares defendió así las propuestas planteadas por FORO Asturias al Gobierno del Principado, y constató que “el cierre del canal HORECA ha supuesto un auténtico mazazo para el sector de la sidra, puesto que alrededor del 85% de las ventas de sidra natural se producen en la hostelería, y hay productores de sidra natural cuyos únicos clientes son del sector de la hostelería”. Ante esta situación, lamentó que “el sector de la sidra, al igual que el de la hostelería, está recibiendo muy poca atención y muy poco apoyo por parte del Gobierno del Principado de Asturias. Esto no tiene justificación posible”.

“En esta interpelación no me voy a quedar únicamente en el sector lagarero, ni únicamente en las consecuencias de la COVID-19”, indicó Pumares, antes de explicar que “pretendo hacer referencia a todos los sectores implicados en la cadena de valor del sector de la sidra, desde los viveristas hasta los llagareros, pasando por los cosecheros, por los pumareros. Y digo que no me referiré únicamente a las consecuencias de la crisis del coronavirus en este sector porque algunas de estas reclamaciones ya llevan muchísimo tiempo siendo un clamor del sector”.

Pumares aprovechó además su intervención para advertir al Consejero de que “las distintas Administraciones no deben olvidarse de que la cultura asturiana de la sidra está declarada Bien de Interés Cultural Inmaterial por el Principado de Asturias, y en vías de ser reconocida por la UNESCO Patrimonio Inmaterial de la Humanidad”. Además, criticó que “mientras que el Gobierno vasco pone en marcha una subvención de 50 millones de euros para el sector de la sidra, la cerveza y el vino, y la Diputación de Guipúzcoa una subvención de 295.000€ para la mejora y el desarrollo de pomaradas, el Principado de Asturias dispone únicamente de ayudas que rondan los 200.000€ y no son exclusivas para las pomaradas”.

El portavoz forista se refirió al REGEPA, el Registro General de la Producción Agrícola. “Hay numerosos pequeños productores de manzana que no están inscritos en este Registro y, por tanto, si se exige la inscripción, esa manzana no podrá ser comprada por los llagares. En caso de ser inflexibles y mantener la obligatoriedad, lo que sería un error, procede una campaña de promoción, de comunicación, a estos pequeños productores”, dijo Pumares.

Por último, Pumares   afirmó que “resulta imprescindible tanto desarrollar nueva oferta formativa relacionada con el sector de la sidra como potenciar su internacionalización, para lo que es necesario favorecer también los nuevos formatos, como la sidra espumosa o las ‘cider’”.

Interpelación íntegra de Adrián Pumares al Consejo de Gobierno en materia de desarrollo rural e industrias agrarias y, más en concreto, sobre la situación del sector lagarero como consecuencia de la crisis de la COVID-19:

“Gracias Presidente,

Buenos días, señor Consejero,

Había pensado en traerle esta cuestión, la difícil situación que está atravesando el sector de la sidra como consecuencia de la pandemia del coronavirus y la consiguiente crisis económica, en formato pregunta, porque además esta misma interpelación, esta misma conversación, podríamos tenerla sobre muchísimos sectores que guardan relación con su Consejería: el sector agroalimentario, el sector pesquero, el sector cinegético… Y de hecho ya hemos tenido oportunidad de debatir y poner propuestas encima de la mesa al respecto.

Pero creo sinceramente que merece la pena que discutamos acerca de este asunto en este formato, porque tenemos más tiempo para hacerlo y, por tanto, podemos poner más propuestas sobre la mesa, que es lo realmente importante.

Sí que quiero hacerle un par de consideraciones previas:

•        Evidentemente, no se puede realizar esta interpelación sin tener en cuenta la difícil situación que atraviesa la hostelería. Alrededor del 85% de las ventas de sidra natural se producen a la hostelería, y hay productores de sidra natural cuyos únicos clientes son del sector de la hostelería. Y además quiero hacer también un símil aquí: el sector de la sidra, al igual que el de la hostelería, está recibiendo muy poca atención y muy poco apoyo por parte del Gobierno del Principado de Asturias.

•        Por otra parte, también quiero decirle no me voy a quedar únicamente en el sector llagarero, ni únicamente en las consecuencias de la COVID-19. Me explico. Pretendo traer a esta interpelación a todos los sectores implicados en la cadena de valor del sector de la sidra, desde los viveristas hasta los llagareros, pasando por los cosecheros, por los pumareros. Y digo que no me referiré únicamente a las consecuencias de la crisis del coronavirus en este sector porque algunas de estas reclamaciones ya llevan, como luego veremos, muchísimo tiempo siendo un clamor del sector.

Le decía hace un segundo el poco apoyo que el sector de la sidra está recibiendo del Gobierno del Principado de Asturias. Y esto no tiene justificación posible. La cultura asturiana de la sidra está declarada Bien de Interés Cultural por el Principado de Asturias, y está en vías de ser reconocida por la UNESCO Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Pero esta importancia que le damos a la sidra desde un punto de vista cultural, sin embargo, no se complementa como le digo con el suficiente apoyo. Y no hace irse muy lejos para encontrar Administraciones mucho más sensibles con el sector: el Gobierno vasco ha puesto en marcha una subvención de 50 millones de euros para los llagareros, junto con el sector vitivinícola y la cerveza, del País Vasco; la Diputación de Guipúzcoa una subvención de 295.000€ a la plantación, la mejora y el desarrollo de pomaradas. Mientras tanto, en el caso del Principado de Asturias, se ponen en marcha únicamente ayudas que rondan los 200.000€, y que ni siquiera son específicas para las pomaradas, sino que englobadas conjuntamente en lo que se conoce como ‘subvenciones para fomentar el cultivo de pequeños frutos’.

Como es de sobra conocido, existe una gran diferencia en la cosecha de manzana que tiene lugar en los años pares y en los años impares. Por esto, la cosecha del año 2021, que tendrá lugar hacia el mes de octubre, será previsiblemente una muy buena cosecha. Pero, sin embargo, ahora nos encontramos con que en los llagares hay producción del año 2018, 2019 y 2020. Vamos a suponer que venga un buen verano, que el ritmo de vacunación se incremente, y que entonces se logre sacar, aunque sea a trompicones, esa cosecha de los años 2018 y 2019. Pero la del año 2020 sigue en los toneles, y con la del año 2021, como le digo teóricamente muy buena, no sabemos qué va a pasar.

Y aquí es donde quiero hacerle la primera propuesta, que no se debería además circunscribir únicamente a paliar las consecuencias de la COVID-19, sino que debería realizarse como herramienta para mostrar el apoyo del Principado a un sector emblemático y muy importante para Asturias: una línea de subvenciones para colaborar a retirar de las bodegas las sidras naturales más antiguas, y también aquellas que son de menor calidad. Esto haría a los llagares poder afrontar esas pérdidas como consecuencia de deshacerse de esa sidra de peor calidad, y además de mitigar las pérdidas, favoreciendo vaciar los llagares se lograrían dos objetivos que resultan fundamentales. Por un lado, incrementar la calidad de nuestra sidra, al expulsar del mercado aquella de peor calidad; obviamente, en un sector como este, con la importancia y el impacto que tiene, este hecho resulta fundamental. Por otro lado, y ante la buena cosecha que previsiblemente se avecina, esta línea de subvención también resulta enormemente útil para posibilitar la compra de manzana asturiana.

También quiero preguntarle acerca del REGEPA, el Registro General de la Producción Agrícola; como sabe, hay numerosos pequeños productores de manzana que no están inscritos en este Registro y, por tanto, si se exige la inscripción, esa manzana no podrá ser comprada por los llagares. En caso de ser inflexibles y mantener la obligatoriedad, lo que sería un error, procede una campaña de promoción, de comunicación, a estos pequeños productores.

Quiero terminar, antes del turno de réplica, haciendo referencia a lo imprescindible y urgente de contar con un Plan Estratégico para la sidra de Asturias. A finales del año 2018, la entonces directora general de Desarrollo Rural, María Jesús Aguilar, afirmaba que se estaba trabajando en conocer cuáles era las necesidades, carencias y previsiones del sector para la elaboración de dicho plan.

¿En qué situación se encuentra?

Muchas gracias”.

Relacionados