FORO Gijón propone la puesta en marcha de un programa que mejore la empleabilidad de los perceptores del subsidio de mayores de 52 años

Pelayo Barcia: “Con nuestro ruego, que llevamos al Pleno, también pedimos que se realice un análisis de los datos provenientes de otras administraciones para determinar el número de personas residentes en Gijón que solo reciben el subsidio para mayores de 52 años”

por Comunicación Foro

El concejal del Grupo Municipal de FORO Asturias en el Ayuntamiento de Gijón, Pelayo Barcia Castañón, ha informado hoy sobre el ruego que llevará al próximo Pleno para proponer la creación de programas de empleo dirigidos a personas perceptoras únicamente del subsidio para mayores de 52 años.

Texto íntegro del ruego de FORO Asturias:

Exposición de motivos

Independientemente de las diferentes opiniones sobre la subida de pensiones, pensiones no contributivas y salarios de los empleados públicos, que viene recogido en el anteproyecto de presupuesto del Estado para 2023, lo que es un hecho objetivo es que estos presupuestos crean una situación injusta respecto al IPREM. El IPREM es el indicador que se usa para calcular varias ayudas y subsidios, uno de ellos el subsidio de mayores de 52 años, por el que se percibe el 80% del IPREM.

Pues bien, mientras que las pensiones van a subir un 8,5%, incluyendo las pensiones no contributivas, el IPREM solamente lo hará un 3,6%. Esto produce que, en la práctica, la pensión no contributiva de jubilación media quedará en 519€ (14 pagas) y el subsidio para mayores de 52 años en 480€ (12 pagas), o sea 125€ mensuales de diferencia (1.506€ anuales).

Ambas prestaciones, en esencia, se conceden a personas que tienen carencias de rentas, es decir, que no tienen ingresos alternativos (alquileres, ahorros u otros rendimientos) que no superan el 75% del SMI. Pero la primera prestación, los 519€, se conceden a personas que no han cotizado lo suficiente cuando alcanzan la edad de jubilación, y las segundas, los 480€, a personas que sí han cotizado lo suficiente para jubilarse, pero que aún no han alcanzado dicha edad, entre los 52 y la edad legal de jubilación (66 años y 4 meses en 2023).

Por tanto, puede darse el caso de una persona que ha trabajado unos pocos años, menos de 15, y que percibe 14 pagas de 519€/mes, y otra, que habiendo cotizado más de 15 años, percibe 12 pagas de 480€/mes, teniendo ambos similares ingresos de la unidad familiar.

Es cierto que los perceptores del subsidio, en cuanto alcancen su edad de jubilación, mejorarán significativamente esa cantidad, mientras que los otros recibirán la pensión no contributiva el resto de su vida. En cualquier caso, hoy la persona que más ha contribuido recibe menos que otras que han contribuido menos.

También es cierto, que el Ingreso Mínimo Vital y el Salario Social del Principado tienen como objetivo acabar con estas desigualdades estableciendo unos ingresos mínimos garantizados, pero también es cierto que estas ayudas tienen unos requisitos específicos que no siempre se cumplen y que, en algunos casos, provocan que los perceptores del subsidio por desempleo no puedan acceder a ellas, produciendo una situación a todas luces injusta que ahora se ha destapado al incrementarse las PNC y no el IPREM.

Evidentemente, todo este problema se origina por el caótico esquema que tenemos en este país de ayuda social: entre PNC, Subsidios, IMV, Rentas Autonómicas, Ayudas Municipales de carácter económico, Ayudas Municipales en especie, ayudas puntuales (libros, energía, vivienda, etc) bonificaciones de carácter social, etcétera, se ha creado una autentica maraña de ayudas donde los potenciales beneficiarios tienen que dedicar su tiempo a leer el BOE, el BOPA y los tablones municipales y saltar de ventanilla a ventanilla de las diferentes administraciones, en lugar de buscar empleo.

Lamentablemente, solucionar este asunto no es competencia de este Ayuntamiento (ni siquiera las ayudas municipales están unificadas), pero su responsabilidad sí es ocuparse de estas personas de más de 52 años que solamente perciben el subsidio para, en cierta medida, compensarles por esta injustica.

Por ello creemos que, dentro de los programas de empleo que el Ayuntamiento desarrolla, sería interesante crear alguno de empleo o de empleo-formación dirigido a mayores de 52 años, donde para incentivar su asistencia se complementase con una ayuda o beca de asistencia, que, en cierta medida, compense la diferencia.

Por todo ello, y en virtud de lo dispuesto en el artículo 86 y siguientes del Reglamento Orgánico del Pleno, se plantean para su respuesta oral en Pleno el siguiente

RUEGO

Que se realice un análisis de los datos provenientes de otras administraciones para determinar el número de personas residentes en Gijón que solo reciben el subsidio para mayores de 52 años.

Que se cree un programa específico de inserción laboral dirigido a perceptores del subsidio para mayores de 52 años, que mejore su empleabilidad y contenga alguna ayuda o beca para incentivar la asistencia de los beneficiarios.

Relacionados