Montserrat López Moro: “Es inasumible que los voluntarios de Protección Civil, que prestan una labor esencial en Gijón, se vean abocados a emplear sus propios vehículos o a sufragar todo tipo de gastos de su bolsillo”

“Desde FORO Asturias llevaremos al Pleno una Proposición para elaborar un convenio que contemple las condiciones en que se prestará el servicio de protección civil, recoja las recíprocas obligaciones de las partes y contemple la asignación económica específica y su concreta finalidad”

por Comunicación Foro

El Grupo de FORO Asturias en el Ayuntamiento de Gijón llevará al próximo Pleno municipal una iniciativa sobre el servicio de Protección Civil. En concreto, la concejala Montserrat López Moro quiere instar a un acuerdo plenario para:

 

  1. Solicitar a los responsables de protección civil un informe sobre el estado del servicio y las necesidades imprescindibles para el desenvolvimiento del mismo

 

  1. Disponer, en consonancia con el apartado anterior, una partida presupuestaria específica para dotar de los medios necesarios a los voluntarios de protección civil.

 

  1. Elaborar un convenio que contemple las condiciones en que se prestará el servicio de protección civil, que recoja las recíprocas obligaciones de las partes y que contemple la asignación económica específica y su concreta finalidad.

En la exposición de motivos de la Proposición forista se recuerda que “una de las manifestaciones más gráficas de participación ciudadana es la altruista labor que vienen desarrollando los voluntarios de protección civil en nuestra ciudad. Como es sabido, el servicio que prestan tiene un carácter público y se erige en un instrumento esencial de la política de seguridad, debiendo implicarse en el mejor desenvolvimiento del mismo todas las administraciones públicas (local, autonómica y estatal).

La ímproba labor que realizan y que pasa por su intervención en actos como la Semana Negra, las carreras populares (como la de la mujer), la cabalgata de SS.MM o el Antroxu, supone la máxima expresión del mandato constitucional que obliga a todo ciudadano a colaborar en casos de emergencia, pero más allá de ello, realizan la imprescindible tarea de prevención que conduce a evitar la necesidad de acometer dichas intervenciones, que resultan no obstante a menudo inevitables, y en mayor medida en tanto en cuanto no se dote adecuadamente de instrumentos para llevar a cabo esa trascendente función previsora”.

López Moro destaca que “teniendo en cuenta que el principal objeto de esta asociación de voluntarios es el estudio y la prevención de las situaciones de riesgo, catástrofe o calamidad, en la actual coyuntura presidida por una situación de crisis sanitaria de la que todavía estamos saliendo, la función de este grupo adquiere su mayor razón de ser, pues se reitera que, con independencia de su extraordinaria contribución cuando se produce un suceso trágico, su esencial aspiración es preventiva y tendente precisamente a que no se haga efectivo el riesgo que comporta la realización de multitud de actividades”.

Según la edil forista, “la realidad hoy reinante en nuestro municipio, en cuanto a la dotación de medios con que cuenta este grupo de 80 entusiastas voluntarios, no es otra que la absoluta carestía de material que, si bien puede obedecer en buena medida a la controvertida gestión del anterior responsable de tan importante institución, no puede ello menoscabar la disposición para con quienes actualmente se encuentran al frente de la misma y que, superada la etapa anterior, trabajan con suma profesionalidad y rigor”.

López Moro manifiesta que “no resulta asumible que una agrupación de esta trascendencia cuente con dos vehículos con una antigüedad superior a los 20 años, ordenadores tan obsoletos que ni tan siquiera admiten la implantación del sistema operativo Windows 10 o las emisoras que -por vetustas- deshecha la policía local”.

“No debe confundirse el altruismo que encierra el carácter voluntario de la actividad y que implica que estos servidores públicos no reciban remuneración alguna por sus esmerados desvelos para con la comunidad, con la situación a la que se ven abocados y que no es otra que la de tener que emplear sus propios vehículos, sufragar todo tipo de gastos de su bolsillo y, en definitiva, que su desinteresada labor (que se puede cifrar en casi un centenar de intervenciones anuales) les acabe suponiendo un injustificado costo”, concluye.

Relacionados