La no Semana Grande

por Comunicación Foro

Sobre la falta de imaginación del gobierno local para organizar actividades festivas

Por Jesús Martínez Salvador, en La Nueva España

“La Semana Grande de Gijón es música, fiesta, fuegos artificiales, la Danza Prima, el restallón y tradición en honor a la Virgen de Begoña cada 15 de agosto. Es su principal cita festiva y viene acompañada de numerosos conciertos, eventos y actividades”. Así definen las agencias de viaje la Semanona más importante del año para quienes somos y nos sentimos gijoneses.

Lamentablemente, la situación que vivimos debido a la COVID hace que, en ninguna ciudad, en ninguna localidad, se pueda festejar como lo hacíamos antes, en la llamada ‘normalidad’. Pero sí se están produciendo versiones adaptadas a los tiempos actuales. Por poner un ejemplo, aunque hay decenas en toda España, en nuestra vecina ciudad gallega, Santiago de Compostela, su Ayuntamiento ha hecho posible las fiestas del Apóstol en formato reducido, con conciertos, monólogos, cine al aire libre, circo, deportes, espectáculos para  niños y unos fuegos artificiales que este año se celebraron de forma descentralizada en cinco escenarios, de modo que tanto los santiaguinos como los visitantes disfrutaron con alegría, pero también con prudencia y responsabilidad.

En Gijón, la práctica totalidad de los eventos festivos de este verano tienen cuño privado. Tsunami Xixón organiza conciertos en el Molinón; Metrópoli, en la plaza de toros; la Cámara celebra la FIDMA, el Chas convoca numerosos concursos hípicos, el empresario taurino una feria más reducida… Y en FORO Asturias nos preguntamos ¿qué hace el Ayuntamiento para que vecinos y visitantes disfruten, con seguridad, durante nuestras fiestas?

La programación de Divertia se ha centrado en dotar de contenido a los barrios, algo que valoramos positivamente y que no dista mucho de la tradicional programación de ‘Arte en la calle’ que cada verano nos ambienta los parques y las plazas de todo Gijón. Pero aparte de estas actuaciones de pequeño formato que se suceden durante todo el verano, nada se ha organizado específico para las fiestas de Begoña, nuestras fiestas. Ello nos hace pensar que falta imaginación y que se ha perdido ese dinamismo que siempre fue tan característico de Gijón.

Nos gustaría saber qué alternativas ha barajado el Gobierno de Ana González para la Semana Grande y por qué las ha descartado absolutamente todas.

No queremos pensar que la desidia, la dejadez y la falta de sensibilidad hacia lo que los gijoneses consideramos como nuestra principal cita del verano sea el motivo por el que un año más, Gijón se queda sin opciones de sentir y vivir su Semana Grande. Una cosa más que añadir a la lista de despropósitos, como un carril de nuestro muro de San Lorenzo pintado de colores, unas cajas de madera que adornan ese mismo espacio o una Cuesta del Cholo asfaltada. No se puede perder más personalidad y más elementos intangibles de Gijón en sólo dos años.

Relacionados