FORO Gijón lleva al Pleno una Proposición para evitar que la nueva comisaría de la Policía Local se convierta en “un cajón de sastre”

Jesús Martínez Salvador: “Con nuestra iniciativa pretendemos que se descarte cualquier modificación para que el equipamiento albergue servicios municipales diferentes a los directamente relacionados con la seguridad ciudadana”

por Comunicación Foro

El portavoz de FORO Asturias en el Ayuntamiento de Gijón, Jesús Martínez Salvador, ha informado hoy sobre la Proposición que llevará al próximo Pleno para “instar al Equipo de Gobierno a descartar la idea de modificar el proyecto de la comisaría de la Policía Local de Gijón/Xixón, y retrotraer cualquier modificación llevada a cabo para que este nuevo equipamiento albergue servicios municipales diferentes a los directamente relacionados con la seguridad ciudadana”.

En la exposición de motivos de su iniciativa, Martínez Salvador recuerda que, “dada la antigüedad del edificio que alberga actualmente la Jefatura de Policía Local, en junio de 2017, el Ayuntamiento convocó un concurso abierto para la redacción del proyecto de construcción de la nueva comisaría del cuerpo municipal de Gijón, que fue fallado en noviembre de ese mismo año. Posteriormente, mediante Resolución de Alcaldía de 25 de julio de 2018, se aprobó el proyecto básico y de ejecución para la comisaría de la Policía Local de Gijón/Xixón y el 7 de agosto se dio luz verde al expediente de contratación y a la apertura del procedimiento de adjudicación de las obras de su construcción, para lo cual se autorizó un gasto plurianual de 9.623.185,76 €. Pocos días después se publicaron los pliegos, que resultaron adjudicados el 26 de febrero de 2019, formalizándose el contrato el 1 de abril de ese ejercicio por un importe de 7.696.623,17 € e iniciándose las obras pocos meses después”.

El proyecto, en cuyo jurado participaron agentes de la Policía Local, plasmó las necesidades de una organización flexible, ordenada e incluso con versatilidad en el tiempo para poder ser adaptada a los nuevos usos que se generen con el paso de los años. “No olvidemos -destaca Martínez Salvador- que una infraestructura de esta dimensión nace con vocación de ser útil durante décadas. No parece, por tanto, muy apropiado ‘rellenar’ de servicios municipales hasta agotar todos los puestos de trabajo que por su superficie el edificio pudiera acoger, pues fue diseñado para ser una comisaría de última generación durante un largo periodo de tiempo”.

“Y no únicamente -prosigue- por no condicionar el desarrollo y la evolución del cuerpo municipal de Policía, esencial para la ciudad; sino porque, en materia de seguridad, más importante aún si cabe, resulta a todas luces desaconsejable. No en opinión de este Grupo Municipal: también para el Ministerio del Interior, que mediante la instrucción nº 612017, de la Secretaría de Estado de Seguridad, imparte recomendaciones en materia de autoprotección y criterios de actuación ante la comisión de atentados terroristas. En ella, se advierte que “se han detectado cierto número de ataques contra dependencias policiales, ya sea contra el personal de seguridad, ya sea en su interior con motivo del acceso a las mismas con ocasión de cualquier trámite, lo que hace imperativo no caer en la relajación en la seguridad de nuestras propias instalaciones”. Así mismo, de manera explícita para la protección de dependencias e instalaciones policiales, establece que “se prestará atención al control de todas las personas que accedan a las dependencias, y se adoptarán medidas para limitar su libertad de movimientos a espacios debidamente controlados cuando se trate de individuos ajenos a las Fuerzas de Seguridad”.

Con estas premisas, advierte el portavoz forista, “no parece muy razonable convertir la nueva comisaría de la Policía Local de Gijón, en una suerte de equipamiento multidisciplinar de servicios públicos donde tengan que acudir de manera habitual ciudadanos, incluso aunque sean empleados públicos. Si bien es cierto que la oficina de movilidad o de tráfico guardan estrecha relación con el cuerpo de la policía local y su actividad es muchas veces conexa, no ocurre lo mismo con el Servicio de Prevención y Salud del Ayuntamiento ni con el de Informática. Ni mucho menos parece razonable que esos otros nuevos servicios municipales que se prevé llevar a la comisaría ocupen espacios que se encuentran a escasos metros de las estancias donde el proyecto contempla que se guarden los decomisos de drogas o el almacén de las armas y la munición”.

“No pretendemos negar que haya servicios municipales que precisen de un nuevo espacio, pero desde luego no queremos que se utilice la nueva comisaría como cajón de sastre para todos ellos. En las manos del gobierno local está el buscar alternativas adecuadas que no comprometan la seguridad, tanto del Cuerpo de Policía Local como del resto de personal municipal”, concluye Martínez Salvador.

 

Relacionados