El Pleno de Gijón aprueba la Proposición de FORO Asturias para censurar la gestión de Salud y urgir la ampliación del Hospital de Cabueñes con los votos en contra de PSOE e IU y la abstención del PP

Jesús Martínez Salvador lamenta que en el PP “quieran reeditar el pacto del duernu con el que vivieron tantos años en una cómoda y tranquila oposición”

por Comunicación Foro

El Pleno del Ayuntamiento de Gijón ha aprobado hoy la Proposición de FORO Asturias para censurar la gestión de Salud y urgir la ampliación del Hospital de Cabueñes, entre otras cuestiones, pese a los votos en contra de PSOE e IU y la abstención del PP.

El portavoz del Grupo Municipal de FORO Asturias, Jesús Martínez Salvador, se ha encargado de defender la iniciativa, que sí ha recibido el apoyo del resto de formaciones políticas, para censurar la gestión de la Consejería de Salud del Gobierno del Principado de Asturias en el Área Sanitaria; exigir la inmediata revisión de todos los precios de la licitación de la primera fase de las obras de reforma y ampliación del Hospital Universitario de Cabueñes, acorde a la situación del mercado, así como la inmediata puesta en marcha de una nueva licitación, así como exigir también a la Consejería de Salud que elabore un plan de choque para solucionar los graves problemas de asistencia sanitaria que se aprecian en el Área Sanitaria V, que incluya, entre otras cuestiones, el refuerzo de la atención telefónica y la reapertura de la atención primaria en horario de tarde en los centros de salud.

En su primera intervención, Martínez Salvador ha recordado que “el Principado de Asturias ha afrontado en los últimos dos años la crisis más grave desde la constitución de la Comunidad Autónoma: la pandemia provocada por el coronavirus SARS-CoV-2. Esta crisis, de eminente (aunque no exclusivo) carácter sanitario, ha supuesto una prueba de fuego para el Sistema Sanitario público, su personal y sus infraestructuras.

En concreto, el Área Sanitaria V de Gijón, la segunda más grande de Asturias en términos de población, ha enfrentado el reto de la pandemia con una serie de importantes déficits que las y los profesionales sanitarios y sociosanitarios han tenido que cubrir con un extra de trabajo, realizando una labor ejemplar que la sociedad asturiana les ha reconocido de manera unánime. Estos déficits se concretan en la falta de personal en la mayoría de las categorías del SESPA y también en la infraestructura de los centros de salud y del Hospital Universitario de Cabueñes, cabecera del área sanitaria.

Como consecuencia de la presión vecinal, liderada por la Federación de Asociaciones de Vecinos; y de las iniciativas políticas de varios partidos, tanto a nivel local como autonómico, el Gobierno del Principado de Asturias incluyó en los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma para 2021 la partida correspondiente a la licitación de las obras de reforma y ampliación del Hospital de Cabueñes, el único de cabecera de área sanitaria de toda Asturias que no ha sido reformado. Sin embargo, la licitación de la primera fase de las obras se retrasó hasta el mes de octubre, y nada más publicarse, recibió el reproche de la patronal de la construcción, que advirtió del riesgo de que quedara desierta por los bajos precios de los materiales. La realidad ha superado a la ficción, al licitar el Principado las obras con unos precios totalmente desactualizados, ya que eran los del proyecto, con fecha de marzo de 2018. El Gobierno del Principado no sólo hizo caso omiso de las advertencias, sino que informó de que había varias empresas interesadas. La propia alcaldesa hizo suyas las palabras del consejero y se atrevió a aventurar una adjudicación en este pleno, con poca baja eso si. Como todos sabemos, esa información resultó no corresponderse con la realidad, dado que finalmente la licitación fue declarada desierta. Todos sabíamos del importante aumento de los precios de los materiales de construcción, todos menos la Consejería de Salud. Un ser malpensado podría creer que se hizo así adrede, para cubrir el expediente.

A este monumental fracaso de gestión, exclusivamente responsabilidad del equipo de la Consejería y que el propio Consejero de Salud ha calificado como “despropósito”, hay que sumar las constantes improvisaciones que el Departamento de Salud ha puesto en marcha en el área sanitaria y que ha redundado en una pérdida sensible de la calidad asistencial. Así, los centros de salud han visto recortada, cuando no suprimida, su atención continuada, que se concentró en cuatro centros de salud de Gijón, los de La Calzada, El Llano, Puerta de la Villa y El Parque-Somió. Algo que por sí mismo no tiene por qué ser malo, si efectivamente los mismos efectivos se concentran. Pero es que, por poner un ejemplo, el Centro de Salud de Contrueces llegó a contar sólo con la mitad de su plantilla el mes pasado. Podemos ver hoy en prensa lo que va a pasar en navidades. Desde que comenzó la pandemia, la atención telefónica está saturada, sin que hayan dado resultado ninguna de las medidas puestas en marcha desde la Consejería para aliviar la situación. El Centro de Salud de La Camocha lleva años esperando por una licitación que no llega. Y la tónica general es que la Atención Primaria está colapsada y no es capaz de asumir la presión asistencial de una Comunidad Autónoma envejecida y en pandemia.

En estas condiciones, el Ayuntamiento de Gijón no puede permanecer ajeno a un problema que afecta directamente a la calidad de vida de sus vecinos, que exigen, a través de la FAV y a diario en concentraciones y otras formas de participación, soluciones inmediatas a estos graves problemas.

Por ello toca, para que no parezca que reírse de los gijoneses es gratuito, en primer lugar, censurar la gestión de la consejería. Si, censurar, reprobar, no lamentar. Aquí ya venimos lamentados de casa. Hay que llamar a las cosas por su nombre. Y blanqueos con cosas tan importantes como esta, ni uno. Reprobar como forma de protesta de esta corporación, la gestión de la consejería. Y exigir la inmediata revisión de todos los precios para su posterior licitación a la mayor brevedad posible. En paralelo, también exigir a la Consejería que elabore un plan de choque que venga a poner fin a los graves problemas de asistencia que estamos sufriendo en nuestra área V”.

Martínez Salvador, que anunció el rechazo a las enmiendas presentadas por el PP, manifestó en su segunda intervención que desde FORO “hemos hecho todos los esfuerzos para sacar adelante esta Proposición con el mayor consenso, pero no ha sido posible porque ha habido un partido que parece que se ha propuesto convertirse en el felpudo del socialismo y que tiene en la reedición del pacto del duernu su única aspiración. Hasta registran las enmiendas que el PSOE les dicta.  Quieren reeditar ese pacto con el que vivieron tantos años en una cómoda y tranquila oposición. Una oposición blandita, que no moleste. Se conforman con gobernar en el Ayuntamiento de Oviedo. A quién le importa, por ejemplo, el Plan de Vías de Gijón o Cabueñes. ¿Cómo van a censurar a la Consejería?”

“Es importante decirlo, es importante que la gente lo sepa. Es importante que los votantes del PP sepan cómo se comportan en las instituciones sus representantes. Se dedican a hacer oposición a la oposición, en connivencia con el PSOE. Algunos nos metimos en la política para acabar con eso”, destacó.

Relacionados