FORO Gijón pedirá en el Pleno un protocolo de seguridad sobre el aparcamiento de El Molinón para facilitar la actividad de los negocios situados en los bajos del estadio

Jesús Martínez Salvador: “Los datos de estos negocios demuestran que la actividad comercial cae entre un 40 y un 50% los días en que está cortado el tráfico y cerrado el aparcamiento, un impacto excesivo que se podría evitar permitiendo el tránsito (que no el estacionamiento), y cerrándolo solo en el período imprescindible para el acceso y la salida de la afición del estadio”

por Comunicación Foro
  • “Se ha conseguido que un partido de fútbol profesional pase de ser un impulso a las ventas de los negocios a un gran lastre”

  • “El florecimiento de la actividad en torno al campo de fútbol ha traído consigo la creación más de 100 empleos directos, que hoy corren un serio peligro”

  • “Desde la reanudación del fútbol profesional tras el primer confinamiento de la pandemia, se ha detectado una falta total de protocolos estables y la actividad de estos negocios se ve limitada como consecuencia de la celebración de partidos”

  • “Los mayores inconvenientes los genera el cierre del aparcamiento que circunda el estadio y el corte de las calles aledañas, que se produce de forma irregular antes de cada partido”

  • “No obedece al sentido común que unas veces se cierre el aparcamiento 48 horas antes del encuentro, otras 36 horas, y otras en ese intervalo; tiempos, todos ellos, que se consideran muy superiores a los que deberían ser imprescindibles para garantizar la seguridad”

  • “Las medidas que planteamos también producirían un evidente beneficio a los vecinos de El Bibio que ya se han visto perjudicados por las decisiones en materia de movilidad adoptadas por el Equipo de Gobierno, como el cierre de la avenida de El Molinón”

El portavoz del Grupo Municipal de FORO Asturias en el Ayuntamiento de Gijón, Jesús Martínez Salvador; los concejales Montserrat López Moro y Pelayo Barcia Castañón, y el vocal de la Comisión Directiva regional del partido, Jaime Fernández-Paíno, se han reunido hoy con responsables de los negocios (Alimerka, Carlin Goal, La Cañada Real, Gyros, Asador Lúpulo, Tierras Gallegas, KFC, Ginos, Club Metropolitan, la academia de enseñaza SVIDA y el Centro de Medicina Avanzada Clínica Molinón) que operan en los bajos del estadio de El Molinón para presentarles la Proposición que llevarán al Pleno, que se celebrará en marzo, y que tiene como objetivo “facilitar” su actividad.

En concreto, la Proposición persigue el acuerdo del Pleno para instar al Equipo de Gobierno a:

  1.  Establecer en el marco de la Junta Local de Seguridad un protocolo de seguridad sobre el aparcamiento de El Molinón, que delimite con claridad las horas de desalojo del mismo con razón de la celebración de partidos en el Estadio, de forma que se limiten a las de la jornada del encuentro; y que permita tanto cumplir con las medidas de seguridad preceptivas, como la actividad normal y el tránsito necesario para los negocios instalados en los bajos del Estadio.
  2. Proceder a la mayor brevedad a la instalación de paneles digitales informativos en los que se informe de los días y horas en las que el aparcamiento debe estar vacío con motivo de la celebración de partidos.
  3.  Dar las órdenes oportunas a la Policía Local para que los desalojos y cortes de calle que se produzcan por la celebración de partidos obedezcan a una dinámica de predictibilidad, homogeneidad y unidad de criterio, evitando en la medida de lo posible el perjuicio que supone a los negocios instalados en los bajos del estadio.

A continuación se reproduce íntegramente la Proposición que defenderá en el Pleno el portavoz de FORO Asturias, Jesús Martínez Salvador:

“El estadio de El Molinón-Enrique Castro ‘Quini’ es uno de los campos de fútbol profesional de su categoría que más actividad hostelera y comercial alberga en sus instalaciones. Desde la última reforma integral del edificio, los locales de su planta baja, que dan al exterior, vienen albergando muy diferentes negocios que aportan gran variedad en la oferta de servicios y ocio de la zona, como el caso de un supermercado, un club deportivo, diferentes locales de hostelería y restauración, etcétera.

Este florecimiento de la actividad en torno al campo de fútbol ha traído consigo una importante creación de empleo, con más de 200 puestos de trabajo directos, que hoy corren un serio peligro, y unos volúmenes de negocio importantes en todas las ramas que abarcan los locales en activo.

Estos locales conocen las particularidades de la ubicación en la que se encuentran y aceptan las consecuencias derivadas de las mismas, que en general responden a los protocolos de seguridad derivados de la celebración de partidos de fútbol profesional, que exigen unas determinadas condiciones en el exterior del campo antes, durante y después de los encuentros. Es el caso de la recogida de las terrazas, que se viene haciendo con regularidad y sin que esto suponga problemas o perjuicios.

Sin embargo, desde la reanudación del fútbol profesional tras el primer confinamiento de la pandemia, se ha detectado una falta total de protocolos estables, que permitan a estos negocios conocer con claridad las circunstancias en las que su actividad se ve limitada como consecuencia de la celebración de partidos. En concreto, los mayores inconvenientes los genera el cierre del aparcamiento que circunda el estadio y el corte de las calles aledañas, que se produce de forma irregular antes de cada partido.

No obedece al sentido común que unas veces se cierre el aparcamiento 48 horas antes del encuentro, otras 36 horas, y otras en ese intervalo; tiempos, todos ellos, que se consideran muy superiores a los que deberían ser imprescindibles para garantizar la seguridad (en este caso, la exigencia de que el aparcamiento esté vacío el día del encuentro). Sea por evitar un despliegue mayor de Policía Local o de otros efectivos municipales, sea por exceso de celo, lo cierto es que cerrar el aparcamiento y, sobre todo, cortar el tráfico de las calles aledañas, genera importantes problemas a estos negocios que en poco o nada afectan a la seguridad de los encuentros.

Por ello, en primer lugar, debe establecerse un protocolo claro que delimite expresamente el tiempo a partir del cual rige la prohibición de aparcamiento con motivo de la celebración de un partido; además, urge la instalación de paneles digitales que informen a los usuarios, en cada momento, de cuál es el tiempo permitido para el estacionamiento y el apercibimiento de las consecuencias de excederlo, de manera que no sea necesario cerrar el parking con tanta antelación simplemente para que se vaya vaciando.

Por otro lado, es necesario racionalizar el corte de las calles aledañas al estadio. Parece lógico que no compromete a la seguridad del partido que vehículos de carga, repartidores o particulares en carga y descarga puedan transitar hacia o desde los locales, sin estacionar. Sin embargo, que los locales no puedan recibir mercancía o despachar pedidos de reparto porque los vehículos correspondientes no se pueden acercar lo suficiente, resulta de poco sentido común, y un perjuicio excesivo para los negocios que no aporta ningún beneficio a la seguridad.

Los datos de estos negocios demuestran que la actividad comercial cae entre un 40 y un 50% los días durante los que está cortado el tráfico y cerrado el aparcamiento, un impacto excesivo que se podría evitar simplemente permitiendo el tránsito (que no el estacionamiento), y cerrándolo solo en el período imprescindible para el acceso y la salida de la afición del estadio. De esa manera, se ha conseguido que un partido de fútbol profesional pase de ser un impulso a las ventas de los negocios a un gran lastre.

Estas medidas obedecen al más elemental sentido común, y permiten a los negocios ubicados en los bajos desarrollar su actividad de una manera normal en los días previos a los encuentros, sin perjudicar las medidas de seguridad necesarias y exigidas por las autoridades competentes para la celebración de los partidos.

Además, estas mejoras que planteamos también producirían un evidente beneficio a los vecinos de El Bibio que ya se han visto perjudicados por las decisiones en materia de movilidad adoptadas por el equipo de gobierno, como el cierre de la avenida de El Molinón”.

Relacionados