FORO Gijón lleva al Pleno una propuesta para convertir el aviario del parque de Isabel la Católica en un centro de interpretación de las aves silvestres

Jesús Martínez Salvador: “Sería un lujo en medio de la ciudad, ya que Gijón tiene el parque urbano con mayor biodiversidad de toda la cornisa cantábrica”

por Comunicación Foro

El Grupo Municipal de FORO Asturias llevará al próximo Pleno una Proposición al objeto de acordar que el Ayuntamiento de Gijón inicie los estudios y trabajos para convertir de manera gradual el aviario del parque Isabel la Católica en un centro de interpretación de las aves silvestres.

En la exposición de motivos de la iniciativa forista, su portavoz, Jesús Martínez Salvador, recuerda que “durante el siglo XX, en la práctica totalidad de las ciudades españolas se construyeron parques urbanos con una tipología similar entre ellos, que durante décadas sirvieron de lugar de esparcimiento para los ciudadanos de todas las edades. En Gijón tenemos un claro exponente de esta tendencia, con el parque de Isabel la Católica, que fue diseñado en 1941 y cuya obra finalizó de manera definitiva en 1967. Se podría considerar el parque por excelencia de Gijón y el que ha visto crecer a muchas generaciones de gijoneses.

Hoy en día, incluyendo la cuestionada avenida de El Molinón, el parque cuenta con una extensión de 16 hectáreas de terreno e integra un circuito de atletismo como el kilometrín, grandes praderas, lagunas, arboledas, un aviario, un parque infantil de tráfico y una gran biodiversidad vegetal y animal”.

También recuerda el portavoz forista que “se ha debatido en numerosas ocasiones sobre el estado del parque en el Pleno municipal y de hecho, pese a que no llegó a aprobarse una ambiciosa proposición del Grupo Municipal de Ciudadanos debatida en septiembre de 2019, el equipo de gobierno anunció a los pocos días un completo plan de inversiones para el parque de más de 1,6 millones de euros de dotación presupuestaria. De ese plan, precisamente, estamos viendo cómo en los últimos meses se están materializando las primeras inversiones, como la renovación de las vallas y el cercado de madera, o ya más recientemente, el inminente inicio de la rehabilitación de las edificaciones que se encuentran diseminadas por toda la extensión del parque.

Estas actuaciones, junto a la limpieza de los estanques y el canal del Molín, y la renovación de la zona de juegos infantiles, completarían las inversiones previstas”.

“Lo que nuestro grupo municipal pretende con esta proposición -destaca Martínez Salvador- es añadir un nuevo elemento a las reformas previstas, planteando un cambio de concepto en lo concerniente a la gestión del aviario. Desde hace décadas se compone de jaulas donde se pueden observar numerosos ejemplares de especies de avifauna, algunas autóctonas y otras exóticas. Este ha sido desde siempre uno de los atractivos del parque, sin embargo, no parece que en el año 2021 tenga demasiada razón de ser.

No tiene demasiada razón de ser contemplar jaulas con decenas de periquitos o agapornis en su interior, mientras se es ajeno y pasa desapercibida ante nuestros ojos la presencia de innumerables especies de aves que de manera espontánea eligen Isabel la Católica para residir durante todo el año o parte de él, bien para reproducirse o simplemente porque están de paso y han hecho una parada para reponer fuerzas y continuar una larga migración estacional”.

El portavoz de FORO Asturias deja claro que “no es nuestra intención que esta rica muestra de animales en cautividad del aviario desaparezca de un plumazo, pero sí que gradualmente se cambie el concepto de ir al parque a ver ‘animales encerrados’ por el de aprender a disfrutar de los centenares de especies que viven en él de manera libre. Nuestra propuesta es, por tanto, convertir la pajarera en un centro de interpretación de las aves, algo que sería un lujo en medio de la ciudad. Y es que, no todas las ciudades tienen el parque urbano con mayor biodiversidad de toda la cornisa cantábrica”.

“Sabemos -agrega- que en la práctica también funciona de una manera limitada como centro receptor de especies silvestres nacidas en cautividad, gracias al excelente trabajo de los profesionales que atienden el aviario, y eso es algo que no sólo debería mantenerse, sino potenciarse. Pasando a ser un centro de interpretación y recuperación de aves, donde la didáctica y la divulgación jueguen un papel esencial involucrando a todo el colectivo educativo, sirviéndose de las aulas que posee el parque infantil de tráfico. E instalando en lugares estratégicos hides (u observatorios de aves) donde poder contemplar y fotografiar a las especies que habitan el parque.

De hecho, los nuevos espacios generados deberían nacer con una concepción multidisciplinar, para que aparte de actividades ornitólogas también puedan ser utilizados para otras iniciativas, como de fotografía o el mundo de las artes, aprovechando las gran concentración de esculturas existentes en el parque».

En definitiva, pretendemos sumar esfuerzos para mostrar todo aquello que permanece oculto a los ojos de los gijoneses”, concluye Martínez Salvador.

 

Relacionados