Estado excepcional, medidas excepcionales

por netastur

Por Jesús Martínez Salvador, en El Comercio

La crisis que está provocando el COVID-19 marcará un antes y un después en Gijón, en Asturias, en España, en Europa y en el mundo entero. Es momento de apartar ideologías, remar todos a una y adoptar decisiones drásticas, cada administración dentro de sus competencias, que permitan combatir los efectos de una pandemia que nos ha abocado a un estado de alarma sin precedentes en nuestro país.

Como responsables políticos tenemos la obligación de dar respuesta a los problemas de la ciudadanía. Cuanto antes, mejor. En ese sentido, desde nuestro Grupo Municipal de FORO en el Ayuntamiento de Gijón propusimos ya un paquete de medidas económicas, prácticas y eficaces, dirigidas al sector empresarial y a las economías domésticas. Algunas de ellas han sido anunciadas por el gobierno local esta semana, como la supresión del IBI diferenciado o de determinadas tasas. Pero seguimos echando en falta un apoyo decidido hacia los grandes olvidados, hacia los que siempre son los peor tratados: los autónomos. Para todos ellos planteamos la concesión de préstamos blandos; la bonificación de, como mínimo, el 50% del IBI para los inmuebles ocupados con actividades empresariales (comerciales, industriales, almacenes, hostelería…) garantizando que dicha reducción se traslade al arrendatario, si lo hubiera; así como la bonificación de todas las tasas y recibos a empresas.

Todas estas ayudas van encaminadas a evitar que las pequeñas empresas y los autónomos, tengan empleados o no, echen el cierre. Hasta ahora, las medidas anunciadas por el Presidente del Gobierno están dirigidas a facilitar los ERTE y apoyar a los trabajadores que lo sufran, y cuentan con todo nuestro apoyo. Sin embargo, echamos en falta medidas que ayuden a mantener la actividad en el sector productivo, para evitar que se vean obligados a aplicar expedientes de regulación de empleo, o a cesar su actividad.

Además, vemos necesaria la bonificación de determinados precios públicos a los ciudadanos de Gijón, como la teleasistencia y la ayuda domiciliaria, y la colaboración y ayuda desde Impulsa, para garantizar que en el caso de que se suscriban préstamos o concedan ayudas estatales a autónomos y pymes, la tramitación de los mismos no dure más de una semana. Es de vital importancia también para autónomos y pymes que los pagos de la Administración (becas, subvenciones, pagos a proveedores, etcétera) se agilicen más que nunca.

Nos dirán que todo esto es muy caro; somos conscientes. Pero no se pueden escatimar esfuerzos: para poder hacer frente a todo ello, hemos solicitado también que por el Gobierno de España se levante el techo de gasto; porque no puede ser que en esta situación el Ayuntamiento tenga nada menos que 70 millones de euros inmovilizados en el banco. Es evidente que vamos a incurrir en déficit; pero tantos años de reducción de deuda municipal nos permiten ahora un gran margen de maniobra para romper ese equilibrio presupuestario por el bien de todos.

En definitiva, en situaciones excepcionales como la que vivimos, los gijoneses se merecen un esfuerzo adicional. Hagámoslo juntos.

Relacionados