“Ha vuelto la peor cara del PSOE, gobierna sin dialogar con la oposición ni con la sociedad”

por netastur

“La Alcaldesa quiere cambiar de sitio la estación apoyándose en unos informes que solo conoce ella y eliminando la centralidad y el soterramiento”, advierte Jesús Martínez Salvador en una entrevista concedida a La Nueva España

Jesús Martínez Salvador (Gijón,1985) se involucró en la política en 2011 al afiliarse a Foro. Bajo esas siglas fue concejal de gobierno en el pasado mandato tras ser director del Botánico y presidente de Divertia. Ahora está al otro lado de la bancada ejerciendo la oposición y reivindicando el legado de ocho años de gobierno de un partido del que es secretario general en el ámbito local.

 ¿Qué balance hace de este primer año de la nueva Corporación y, especialmente, del equipo de gobierno?

-Ya hay indicios suficientes para advertir que ha vuelto la peor cara del PSOE gijonés. Vemos un gobierno con total ausencia de búsqueda del diálogo y el consenso; un gobierno que intenta adoptar las medidas de forma unilateral sin dialogar o informar a la oposición. Este año ha tenido dos partes. Una primera marcada por la inacción. No hemos visto que se sacara ninguna propuesta que no viniera, de alguna manera, proyectada o presupuestada de antes del cambio de Corporación y las decisiones que han tomado ellos han sido lesivas para la ciudad. Como subir impuestos, tasas, crear el IBI diferenciado… después de ocho años en la que se bajaron o congelaron la mayor parte de los impuestos. La segunda parte está marcada por la pandemia. Hemos sido capaces de haber hecho ver al gobierno que no podían gestionar esta situación ellos solos. De aquel “no, gracias” de la Alcaldesa a crear un grupo de trabajo se pasó a crearlo encuadrado en la Junta de Portavoces para consensuar ese plan económico y social que va a ser muy importante para que Gijón pueda salir de este bache con una economía que no esté totalmente hundida.

 En el pasado Pleno se vio unidad política al votar las modificaciones presupuestarias vinculadas a las medidas para paliar la crisis del coronavirus. ¿Es Gijón un ejemplo?

-Hay unidad política, o la hubo en este Pleno en algunos aspectos, porque votábamos algo elaborado entre todos. En eso consiste gobernar en un sistema democrático donde hay siete partidos y el gobierno no tiene la mayoría. Nuestra oposición ha sido siempre constructiva. Ya antes de que se decretara el estado de alarma, lanzamos una batería de propuestas y muchas de esas propuestas luego se han adoptado, que es lo importante. Quizás fueran más ambiciosas y el gobierno las implementara de manera más moderada pero se han visto reflejadas. ¿Eso quiere decir que todo se ha hecho bien? No, ni mucho menos. Nosotros también denunciamos que se abrían centros municipales sin que los trabajadores tuvieran las protecciones adecuadas o que este fin de semana empieza el salvamento y no sabemos si los socorristas tienen la información de cómo se debe actuar.

 ¿Las medidas tomadas, sobre todo las ayudas sociales y económicas directas, son las idóneas?

-Apoyamos que se hicieran ayudas para integrar a las personas en ERTE, ayudas a la reapertura de negocios y ayudas sociales, que son tres medidas que se llevan el 80% de la dotación presupuestaria del plan de coronavirus, pero echamos en falta otras. Nosotros, por ejemplo, planteamos que el Ayuntamiento pudiera conceder préstamos blandos y lo hicimos pensando en microempresas, el comercio y la hostelería. Eso no se ha cumplido y nos parece importante porque hubo mucho atasco en los préstamos del ICO y mucha gente no ha podido ver ese préstamo efectivo cuando lo que necesita ahora es liquidez para aguantar la situación. La dotación económica aprobada es insuficiente y queremos el compromiso del gobierno de que si se agota la partida se dotará de más presupuesto.

 Esa falta de dialogo que denuncia, ¿es sólo con la oposición o también con el entramado asociativo?

-Con todos. La falta de diálogo y transparencia es con la sociedad y así lo han advertido numerosos representantes de entidades vecinales y asociaciones. A nosotros es algo que nos preocupa mucho porque la democracia en este momento pasa por un modelo más participativo y transparente y el cambio de gobierno ha supuesto un paso atrás claro en ese sentido.

 ¿Qué supuso la entrada de IU en el gobierno del PSOE?

-Para el gobierno fue un elemento dinamizador porque es el único concejal que está lanzando propuestas. En un gobierno tan asimétrico, con once concejales de un partido y uno de otro, el edil de IU saca más propuestas que el resto de los concejales juntos. Todas polémicas, eso sí, porque se adoptan sin estudios y sin diálogo. Son medidas dirigidas a su nicho de votantes. A ellos les deja contentos y el 95% restante de los gijoneses las sufrimos. Desde luego contrasta la inacción de unos con la hiperactividad de otro. Y creo que el votante del PSOE no suscribe la mayoría de las medidas de la concejalía de IU.

 ¿No apoya al votante socialista el uso de la bicicleta y las peatonalizaciones?

-Pueden apostar porque haya un fomento del uso de la bicicleta y se puedan peatonalizar diferentes vías pero no que sea el eje principal del gobierno de esta ciudad cerrar el tráfico a los vehículos privados, cuyo uso es el que se aconseja en este momento. No creo que el votante del PSOE quiera que la avenida de la Costa esté totalmente colapsada cuando el Muro está cerrado el trafico. Es un ejemplo.

 ¿Es duro pasar del gobierno a la oposición?

-Es duro cuando ves que aquello que se construyó con mucho esfuerzo y dedicación y tuvo un respaldo importante de la sociedad se intenta destruir. Eso es lo más duro de todo. Que una persona puntual en un momento esté en el gobierno y en otro en la oposición es en lo que consiste la democracia y es sano. Nosotros estamos en la oposición porque los gijoneses así lo decidieron y desde aquí vamos a defender nuestro ideario.

-Se ha decidido abrir una investigación sobre el sobrecoste en el pozo de tormentas de Hermanos Castro. ¿Como se lo plantean ustedes teniendo en cuenta que el PSOE les culpa de ello?

-Estamos muy tranquilos con la gestión de esa obra. La realidad es que Foro hizo todo lo posible para aprender de los errores cometidos tanto en el pozo de Poniente, que se construyó con el PSOE con un 56% de sobrecoste, como en el primer intento del pozo de Hermanos Castro. Se tomaron todas las medidas para que la redacción del proyecto contemplara toda la información posible y no hubiera ningún cambio durante la ejecución de la obra. Resultó que no fue suficiente pero hay muchos informes que dicen que se hizo todo lo posible. ¿Cuándo se conoce la necesidad de hacer el modificado? Hay un acta de un consejo de la EMA en junio, tras las elecciones, donde Ana Braña da cuenta de unos precios contradictorios y dice que se está elaborando un informe porque hay discrepancias con la constructora sobre el método constructivo de los pozos. Avanza el verano y en septiembre se concluyen unos estudios que dicen que el modificados es necesario. Eso se comunica al gobierno, que está de brazos cruzados hasta abril y ahora resulta que es culpa de Foro. La Alcaldesa dijo en el Pleno que Moriyón no la informó. Es mentira como es mentira que no se lo dijera el exgerente de la EMA en las reuniones que tuvieron.

 ¿Cómo ve la situación interna de Foro con la dirección que lidera Moriyón llevando a los tribunales a Álvarez-Cascos?

-Sigo pensando, como cuando me afilie a Foro en enero de 2011, que hay un espacio político muy importante, y más en Asturias, para un partido como el nuestro. Pero para que nuestro partido vuelva a recuperar la credibilidad y la confianza de los asturianos era necesario pasar un episodio como este, que es duro y desagradable pero necesario para recuperar la credibilidad. Es un ejercicio de decencia política en toda regla. Es necesario para recuperar la confianza y volver a crecer. Y en ese punto estamos.

 Volvamos al Ayuntamiento. Se reabre el debate de la estación intermodal. ¿Moreda o Museo del Ferrocarril? ¿Qué prefiere Foro?

-Hace un año tres administraciones, la sociedad civil y todos los grupos del Ayuntamiento apoyamos la suscripción de un convenio que fijaba una inversión en Gijón y una estación en el Museo del Ferrocarril. El ministerio ha elaborado un informe, que tardó dos años en hacerse y costó 600.000 euros, donde se dice que la estación se puede hacer perfectamente y no se cumple ningún requisito para que se cambie. Y ahora una Alcaldesa quiere cambiarla y elabora unos informes paralelos que dicen que es mejor cambiarla, pero que no entrega a la oposición hasta más de una semana después. Esto es una manipulación política de primer grado. No sabemos si lo que al PSOE le pueda interesar es que se libera más suelo si la estación se hace en Moreda, que esa especulación sea lo que les mueva a romper un consenso y desvirtuar un convenio por ahorrar un 8 por ciento.

Relacionados