Pelayo Barcia: “El Ayuntamiento debería recordar al Sporting sus obligaciones legales en materia de consumo; es un derecho de la mejor afición de España”

por netastur

“Que el Sporting obvie la posibilidad de la devolución del dinero a sus abonados/clientes podría abrir miles de reclamaciones en el Servicio de Consumo del Ayuntamiento y colapsarlo”

“El Gobierno Local debe adelantarse al problema y negociar con el club para ofrecer una solución conjunta y adaptada a la realidad socioeconómica del momento, evitando dañar la imagen del Sporting y de la ciudad”

“Comprendemos los problemas de tesorería que pueda tener el Sporting; su directiva debería ser transparente con sus abonados y darles todas las opciones si quiere empatizar con ellos”

Ante el comunicado realizado por la directiva del Real Sporting de Gijón, por la que informa que se ofrecen bonos de descuento a sus abonados en compensación por los cinco partidos de liga que quedan por disfrutarse en El Molinón y a los que sus abonados/clientes no van a poder asistir, al celebrarse a puerta cerrada por las medidas de desescalada del coronavirus, el concejal del Grupo Municipal de FORO, Pelayo Barcia, ha manifestado que “el Ayuntamiento debería recordar al Sporting sus obligaciones legales en materia de consumo; es un derecho que tienen todos los consumidores y máxime, en este caso, la mejor  afición de España, de la que forman parte 20.000 abonados/clientes”.

“Que el Sporting obvie la posibilidad de la devolución del dinero a sus abonados/clientes podría abrir miles de reclamaciones en el Servicio de Consumo del Ayuntamiento y colapsarlo”, advierte Barcia.

“El Gobierno Local –explica- debe adelantarse al problema y negociar con el club para ofrecer una solución conjunta y adaptada a la realidad socioeconómica del momento, evitando dañar la imagen del Sporting y de la ciudad. En concreto, a las opciones ya propuestas, debe dar la opción de la devolución de la parte proporcional del dinero abonado al inicio de la temporada”.

Según el edil forista, “hay que recordar que el procedimiento para exigir la devolución consiste en que cada abonado lo solicite al club y si éste no lo devuelve, rellene una hoja de reclamaciones y la lleve al servicio de Consumo del Ayuntamiento, el cual podría sancionar al Sporting en caso de no atender a los requerimientos y negarse a devolver el dinero. Incluso, la defensa de los consumidores está aún más garantizada ya que si el club persistiese en la no devolución del dinero, los consumidores podrían acudir a un juicio totalmente gratuito, sin necesidad de abogado ni procurador, al ser una cantidad reclamada menor de 2.000€”.

“No obstante, creemos que estas vías de reclamación individuales dañarían por un lado la imagen del club que va totalmente asociada a la ciudad y el funcionamiento del Ayuntamiento, ya que tramitar 20.000 expedientes no sería posible en estos momentos, y por ello pedimos que El Gobierno del Ayuntamiento se adelante al problema y negocie con el club para ofrecer una solución conjunta y adaptada a la realidad socioeconómica del momento, evitando dañar la imagen del Club y de la ciudad”, considera Pelayo Barcia.

“A pesar de todo esto, somos comprensivos con la situación que está viviendo el Sporting, que es la misma que viven la mayoría de las empresas de la ciudad, que han visto mermados sus ingresos y posiblemente tengan un grave problema de tesorería que les imposibilita cumplir con sus obligaciones, en este caso la devolución del dinero a sus abonados. Al igual que está sucediendo con las compañías aéreas, obligadas a devolver el dinero de los billetes vendidos, entendemos que la devolución de todo el dinero de manera inmediata a todos sus clientes pondría en grave peligro la viabilidad del club. Por ello, entendemos que se debe dar un margen temporal adaptado a las necesidades de tesorería del club, pero también adaptado a las necesidades de cada abonado, dada la actual situación de crisis económica que vivimos”.

“Para que esto suceda es necesario que el Sporting sea transparente ante sus socios y abonados si quiere que estos sean más comprensivos con el club, y bien aceptar las alternativas que el club les ha dado o incluso dilatar la exigencia de la devolución del dinero para no perjudicar al club. Por todo esto es necesario la función intermediadora que en materia de consumo tiene el Ayuntamiento de Gijón”, concluye Pelayo Barcia.

Relacionados